viernes, 3 de enero de 2014

La paloma blanca

A Celia Pastor

¡Celia, no quiero que vuele esa paloma blanca!
¡Celia, no le abras la puerta!
¡Celia, no te vayas!

                                   PedRo:
                                      NO temas,
             esto no es tan  maLo
                                      cOmo yo pensaba.
               Ya no siento ese Dolor
                                  que No me abandonaba,
  puedo moverme otra vez lIgera.
                              Sé que Sufrís por mí.
                  No debéis haceRlo,
                                    estOy bien.
                  A mí también  Me preocupaba dejaros solos.
        Pero confío en vuestrA fortaleza
                                        Y en que,
                                  de  Algo os habrá servido,
                                        Haberme conocido.
¡Os deseo tanta felicidad cOmo vosotros a mí!
                                      UN beso.

Pedro Casas Serra (20-07-2000)

No hay comentarios:

Publicar un comentario