sábado, 14 de septiembre de 2013

Estar enamorado

No me importa no tener dinero
ni ser un perdedor.
Me importa no estar enamorado.

No preciso tener un coche nuevo
ni un chalet en el campo.
Preciso estar enamorado.

No quisiera viajar a Miami
ni vestir como un dandi.
Quisiera estar enamorado.

Enamorado, sí,
para sentirme entero,
para reconocerme,
para apreciar la vida,
para saciarme,
para diferenciarme de mi sombra,
para apreciar matices y colores,
para sentirme alto y guapo
y rubio y de ojos azules
y listo y buena persona...
y enamorado.

Enamorado
para compartir
un lenguaje de gestos y miradas,
para forjar
proyectos de un instante,
escapadas sin necesidad de levantarse,
largas esperas de segundos breves
y breves segundos de largos encuentros,
y esa sensación de totalidad,
de estar completo,
que convierte la vida en un paseo
y cualquier época en primavera.

Pedro Casas Serra (11-05-1992)

2 comentarios:

  1. ¡Por fin entro en tu blog!Y sabía de antemano que encontraría poemas y escritos donde reposar el alma y encontrarse a gusto.

    ¡Precioso poema!Una declaración perfecta de la importancia de estar enamorado.Lástima que ese estado sea efímero y estemos siempre buscando volver a empezar.

    Mi felicitación.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Fany, por tu visita y comentario. Celebro que te encuentres a gusto aquí.

    Lo de estar enamorado es complicado. Naturalmente el enamoramiento es un estado pasajero que acaba en amor o en desamor.

    Pero es importante amar la vida y valorar todo lo que nos ofrece en cada momento.

    Un abrazo.
    Pedro

    ResponderEliminar