jueves, 30 de septiembre de 2010

La copa y la guitarra

Yo tengo una copa de plata,
estrecha de boca, alargada
de talle, preciosa,
que por las mañanas, golosa,
recoge mis lágrimas.
Me la dió mi amigo.

Mi vieja guitarra morena,
altiva de cuello, robusta
de cuerpo, nerviosa,
saca de sus manos, melosa,
un triste lamento.
Se la di a mi amigo.

Pedro Casas Serra (16-11-2003)

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Quiéreme tu miel gustar

Quiéreme tu miel gustar
para hacerme enamorar.


Desde el día en que nací
hasta el día en que te vi,
nunca el amor conocí.
Yo no se lo que es amar...
quiéreme tu miel gustar
para hacerme enamorar.


Como doncel dolorido,
vago solo y sin sentido
del alba al anochecido.
Aunque sólo sea soñar...
quiéreme tu miel gustar
para hacerme enamorar.


Dame corza la ocasión
de saciar mi corazón
con leche de tu pezón.
Al venirnos a encontrar...
quiéreme tu miel gustar
para hacerme enamorar.


Cuando la haya gustado,
de tu amor encadenado
será mi cuerpo hechizado.
No lo habrás de lamentar...
quiéreme tu miel gustar
para hacerme enamorar.


Pedro Casas Serra (09-05-2001

martes, 28 de septiembre de 2010

Laberinto

            M O         O M         M O         O M
      A             R             A             R             A
M         M O         O M         M O         O M           M
O         O M         M O         O M         M O           O
      R             A             R             A             R
O         O M         M O         O M         M O           O
M         M O         O M         M O         O M           M
      A             R             A             R             A
M         M O         O M         M O         O M           M
O         O M         M O         O M         M O           O
      R             A             R             A             R
O         O M         M O         O M         M O           O
M         M O         O M         M O         O M           M
      A             R             A             R             A
            M O         O M         M O         O M

¿Cómo salir de un pozo sin paredes?
¿Cómo cruzar un río sin orillas?
¿Cómo pasar un monte sin perfil?

Teseo elogia el amor de Ariadna:

Cuando la oscuridad se me hizo muro,
el silencio océano y el vacío abismo,
no fueron las pócimas de Hipócrates,
ni la maza de Hércules, ni la protección de Atenea
las que me sacaron de mi laberinto.
Sólo el hilo del ovillo de Ariadna,
ofrecido por amor,
fue capaz de hacerlo.


Pedro Casas Serra (08-03-2001)

lunes, 27 de septiembre de 2010

(Mi nombre es mi secreto)

Cazador de mariposas nocturnas,
observador de lagartijas al sol.
(Mi nombre es mi secreto)

Roturador de paisajes submarinos,
cosechador de conchas.
(Mi nombre es mi secreto)

Rastreador de reflejos en el agua,
alzador de cometas.
(Mi nombre es mi secreto)

Contador de granos de arena,
edificador de castillos.
(Mi nombre es mi secreto)

Náufrago de las olas,
madero al sol.
(Mi nombre es mi secreto)

Olfateador de brisas,
vela al viento.
(Mi nombre es mi secreto)

Aullador de la luna,
perro del desierto.
(¿Mi nombre?
Sigue siendo mi secreto)

Pedro Casas Serra (13-09-1999)

domingo, 26 de septiembre de 2010

La ola

Esa ola
            esa sonrisa
                            esa mirada
                                              esa brisa
                                                            por un instante mías
me dejan más vacío
                                                            esperando
                                              otra ola
                            otra mirada
            otra sonrisa
otra brisa.

Pedro Casas Serra (10-05-1999)

sábado, 25 de septiembre de 2010

Nana del consuelo del mar

Soy aire   soy viento   soy mar   soy agua.
Soy aire   soy viento   soy mar   soy agua.
Soy aire   soy viento   soy mar   soy agua.
Soy aire
                soy viento
                                      soy mar
                                                          soy agua.

Pedro Casas Serra (06-10-1997)

viernes, 24 de septiembre de 2010

Ese algo...

Ese algo tan leve,
apenas perceptible,
que, inesperadamente,
te envuelve, te domina.

Que salta, cual resorte,
desde lo más profundo,
y nada más brotar,
te colma, te cautiva.

Que, inexplicablemente,
te alcanza al oír algo,
ver algo o tocar algo,

llevándote a ver más,
oír más y tocar más...
es la emoción, ¡que dure!

Pedro Casas Serra (23-04-1997)

jueves, 23 de septiembre de 2010

Ayer fui al entierro de la hermana de Jesús

Desnudo, con los ojos cerrados,
tumbado en la toalla sobre la arena caliente,
el sol me abrasa,
y la brisa me refresca intermitente.

(Ayer fui al entierro de la hermana de Jesús)

Miro el mar e imaginariamente
me sumerjo en sus aguas.

Pedro Casas Serra (03-05-1995)

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Monólogo del hombre que levita

Primero fue la necesidad de despegarme, el ochenta por ciento de lo que había en el suelo no me gustaba: suciedad, colillas, papeles, escupitajos, cáscaras de frutas... también estaban los pisotones, las zancadillas y los empujones.

Para ayudarme, me compré un canario y también me ponía arias de ópera en el tocadiscos: se trataba de conseguir elevarme. Tenía precedentes: los números de levitación de los circos y los ermitaños areopagitas de la antigüedad.

Y un día, al salir de casa, me di cuenta de que me había olvidado los zapatos. ¡No me los había olvidado!, ¡no tocaba de pies al suelo! Ahora, no se si seguir, porque el mundo, en las fotos que recibimos de los satélites... ¡parece tan bonito!

Pedro Casas Serra (22-02-1994)

martes, 21 de septiembre de 2010

¡Yo no sé lo que siento por ti!

Yo no sé lo que siento por ti,
pero añoro tus besos
y al pensar en tu cuerpo...
¡yo no se lo que siento!

Yo no sé lo que siento por ti,
pero sólo en ti pienso
y al soñarme en tus brazos...
¡yo no se lo que siento!

Yo no sé lo que siento por ti,
pero sé que estoy triste
y que lejos de ti...
¡yo no se lo que siento!

Pedro Casas Serra (09-02-1994)

lunes, 20 de septiembre de 2010

El sueño

Si de verdad quieres marcharte,
hazlo inmediatamente.
Levanta con cuidado el cobertor,
para que no sienta frío,
y cierra despacio la puerta al salir,
para no despertarme con el ruido.
Así, llegaré a pensar
que sólo has sido un sueño.

Pedro Casas Serra (04-02-1994)

domingo, 19 de septiembre de 2010

Tu beso

Es tu beso como el vino,
para mis labios sedientos,
es el néctar más divino,
resucita hasta los muertos.

Pedro Casas Serra (19-02-1993)

sábado, 18 de septiembre de 2010

Un minuto

Son las once
y treinta y tres
de la mañana,
(cierro los ojos)
el sol calienta mi cara,
el aire es fresco,
se oyen los pasos
y las voces
de unos escolares,
se escucha el canto
de las cotorras
y el zureo
de las palomas,
suena lejano
el rumor del tráfico,
(abro los ojos)
sus sombras
se mueven con ellos
-los escolares-
distintos verdes
en los árboles,
algunos marrones
en el suelo,
y el gris-azul-plata
del cielo,
forman la postal
que veo
desde el banco
en que sigo sentado
a las once
y treinta y cuatro.

Pedro Casas Serra (11-02-1993,02)

viernes, 17 de septiembre de 2010

Los tres regalos

En los días pasados
me han hecho tres regalos.

El primero una flor
sin apenas color,
pero con su fragancia
me perfuma la estancia.

El segundo un cachorro
de perro de mil leches,
que me llena de babas
cuando entro por la puerta.

El tercero es un gato
de aspecto mojigato,
que cuando me desnudo
ya me espera en la cama.

No necesito más
para vivir feliz:
huelo bien, voy lavado
y duermo calentito.

Pedro Casas Serra (26-01-1993)

jueves, 16 de septiembre de 2010

¿Qué te ha hecho la rosa?

¿Qué te ha hecho la rosa,
para que pases junto a ella sin mirarla,
despreciando su color y su fragancia,
que te ofrece como un regalo inesperado?

¿Qué te ha hecho la aurora,
para que impidas con cortinas y celajes,
que penetre en tu alcoba y te despierte,
con su lengua caliente que anuncia la mañana?

¿Qué te ha hecho la brisa,
para que te cubras con mantones y pañuelos,
privándole de acariciar tu rostro y alborotar tu pelo,
convirtiéndolos en radiante sol y en fugaz cometa?

Pedro Casas Serra (26-10-1992)

martes, 14 de septiembre de 2010

Pocas cosas hay...

Pocas cosas hay
como entrar en el mar despacio
y que el agua
vaya subiendo por tu cuerpo
produciéndote diversas sensaciones
según la parte del mismo que alcanza.
Nadar unas brazadas
alejándote de la orilla,
y dejarte balancear haciendo el muerto.
Y si es un día de ésos
en los que hace resaca,
vencer la misma,
y al llegar donde rompen las olas,
dejarte arrojar a la playa
como un madero viejo.

Pedro Casas Serra (08-10-1992)

Just queia la tarda...

Just queia la tarda quan et vaig coneixer,
un día d’estiu de l’any 92, a
l’hora que les llums es fonen amb les ombres
i un aura màgica ens envolta
anunciant que quelcom està per succeir.

Tenies l’aspecte d’un estudiant perdut en un examen.

Enllaçarem les mans i
sentirem fondre els nostres polsos,
t’atensares
i ens vam xuclar l’alé l’un a l’altre
mentres ens descubriem,
obrint el cofre d’un tresor que espero duri sempre.

...

Justo anochecía cuando nos conocimos,
un día de verano del 92, a
la hora que la luz se funde con las sombras
y nos envuelve un aura mágica
anunciando que algo va a ocurrir.

Tenías el aspecto de un estudiante perdido en un examen.
Enlazamos las manos y

aspiramos nuestro aliento
mientras nos descubríamos,
observando un tesoro que espero dure siempre.

Pedro Casas Serra (02-10-1992)

lunes, 13 de septiembre de 2010

La mirada

Rosas, violetas y jazmines,
guitarras, panderetas y violines.
Mariposas, codornices y faisanes,
sequoias, abedules y pinsapos.
Piedras, rocas y peñascos,
hormigas, lagartos y conejos.
Lumbre, mesa y sillas,
pan, queso y morcillas.
Cirros, estratos y cúmulos,
zuecos, paraguas y chubasqueros.
Sol, luna y estrellas,
pluma, poeta y cuartillas.
Cama, almohada y amado,
mano, beso y estrujado.
Nieve, lluvia y granizo,
sueño, llanto y golpes...

Y no vuelvas a decir que el mundo está vacío
y que no vale la pena seguir viviendo,
alza la cabeza y sin moverla
empieza a describir cuanto ves,
más de cien cosas te han de salir
y eso tan sólo en lo que abarca una mirada.

Pedro Casas Serra (07-09-1992)

domingo, 12 de septiembre de 2010

Palotes

Canta el jilguero,
se abre la flor,
y de mañanita
despierta mi amor.

Barquito velero
hecho de papel,
lleva mi mensaje
flotando hasta él.

Nubecillas blancas
que tapáis el sol,
apartaos un poco
que llegue mi beso.

Quiero estar delante
cuando abra sus ojos,
que lo que primero
vea, sea mi rostro.

Las horas se alargan
cuando no lo veo,
minuto a minuto
crece mi deseo.

Conejito blanco
salió de chistera,
cuando tu naciste
nació primavera.

Adelfa florida
de porte bravío,
que de un riachuelo
has hecho un río.

Como florecillas
que cogía de niño,
traigo estos palotes
con mucho cariño.

Pedro Casas Serra (02-09-1992)

sábado, 11 de septiembre de 2010

Como una estrella pasa por el cielo...

Como una estrella pasa por el cielo,
pasaste por mi cuerpo,
tu paso fue fugaz,
pero tu resplandor es permanente.

De claridad brillante me sembraste
y después te fuiste,
mi cuerpo aún reluce,
en plena oscuridad, fosforescente.

Conservaré tu brillo para siempre,
recuerdo de un instante,
en un día total,
merecedor de durar eternamente.

Pedro Casas Serra (14-08-1992)

viernes, 10 de septiembre de 2010

Imágenes

Las palomitas que comíamos
en el cine al aire libre de Garrucha,
nuestras partidas de ping-pong
en el camping nudista de Vera,
el sabor del tomate
cortado a rajas y salado,
esas playas inmensas y desiertas
del norte de Almería,
el pescadito frito
de los bares del puerto garruchano,
sus gentes paseando con traje de domingo,
los sofisticados restaurantes de Mojácar
y la dilatada panorámica desde su plaza...
son como estampas brillantes
sobre las que nos veo movernos,
y que guardo con cariño en el fondo de mi corazón.

Pedro Casas Serra (30-07-1992)

jueves, 9 de septiembre de 2010

El arco iris

Los suspiros de mi amante
guardé en un frasco,
de cristal de Mallorca
color cobalto.

Si me pongo malito
abro la tapa,
pero muy despacito
que se me escapan.

Verdes los de la espera,
los del encuentro rojos,
los del recuerdo son
del color de sus ojos.

Añado mis suspiros
a los que habían,
mis pulmones vacíos,
si aún pudieran, suspirarían.

Y abriendo el frasco,
un arco iris formo en el cielo,
y escrita en él la frase:
¡Cuánto te quiero!

Pedro Casas Serra (29-07-1992)

miércoles, 8 de septiembre de 2010

La cometa

Pequeña cometa
que te elevas
y bailas
en el cielo:

¿Qué vés
desde la altura
a que te he alzado
al desplegar el hilo?

¿Es bonito danzar
al son del viento,
trazando círculos
y haciendo remolinos?

¿No te marea
tanto movimiento?
¿No sientes vértigo
ante esa altura?

Si se parara el viento,
caerías en picado
y te estrellarías
contra el suelo.

Te romperías
en mil pedazos
y no podría
volver a levantarte.

Prefiero recogerte
aún entera,
para alzarte mañana
por la mañana.

Pedro Casas Serra (27-07-1992)

martes, 7 de septiembre de 2010

Mi niño bonito

Niño, ¡cómo me gustas
cuando vas de bonito,
con zapatos brillantes,
pantalones tejanos,
camisa blanca
y bien peinadito!

Niño, ¡cómo me llamas
al bailar sevillanas,
con tu culo torero,
taconeo marcial,
andares de gacela
y manos de gitana!

Niño, ¡cómo me enganchas
cuando me miras,
con tus cejas-peinetas,
pestañas-abanicos
y ojos-claveles,
que riegas con esmero de jardinero!

Niño, ¡cómo me embrujas
cuando me hablas,
con dulzura de esclava
y gracejo de moro,
nieto de constructores
de la Torre del Oro!

Niño, ¡mi niño bonito!,
¡el más bonito del mundo!,
¡qué guapo que eres!,
¡pastelillo de crema!,
¡azucar candi!,
¡envidia de la tropa de churumbeles!

Pedro Casas Serra (15-02-1994

lunes, 6 de septiembre de 2010

Niño que vas a la fuente...

Niño que vas a la fuente
con el cántaro blanco,
¡saca el agua dulce!,
¡que suenen guijarros
al bajar la cuesta
de regreso a casa!

¡Estalla la luz
por entre las hojas
que mueve el aire,
oyéndose un roce
como el de tus piernas
cuando se abren!

¡Tu canción
en volutas de humo
se pierde en el aire,
quedando el aroma
de alguna palabra
más amable!

Niño redondo,
¡color de nata fresca
y remolacha!,
¡peinado de sudor!,
¡vestido de sonrisa!,
¡calzado con la brisa!

Pedro Casas Serra (23-02-1993)

domingo, 5 de septiembre de 2010

Esta mañana, te he visto, amor...

Esta mañana, te he visto, amor,
en Plaza Cataluña llevando a un niño de la mano,
era tu paso y era tu ternura.
Y después, en las Ramblas, te he vuelto a ver, amor,
sentado en la terraza de un bar,
mirando a la gente, con tu expresión reconcentrada y ausente.
Y he vuelto a verte en un banco del puerto,
en abandono, con los ojos cerrados calentándote al sol.
Y aún te he visto otra vez, en el autobús que pasaba,
era tu nariz, amor, era tu frente.

Pedro Casas Serra (26-01-1993)

sábado, 4 de septiembre de 2010

La mariposa

¿Eres el mismo
-enfundadas las piernas
en medias de seda, rodeado
tu sexo por un aro
y aspirando popers-
que hace cinco minutos
estaba sentado en el salón?

Como una crisálida
-deshaciéndote de la ropa,
de las gafas y del reloj,
de la prisa, del gesto contenido-
te has abierto
mostrando tus nuevos atributos,
te has hecho mariposa.

Extraño ser
-que ni corre ni vuela
pero flota y se expande
y que suena y que brilla
y que endulza-
listo para apresarme,
peregrino del tiempo.

Tu vientre
-rodeado de ojos y de manos,
de narices que aspiran,
de bocas que humedecen
y de pieles brillantes-
caliente cual crisol,
es mi reclamo.

Déjame probar
-borracho de deseo
incontenido que palpita
y calienta mi cuerpo
convulso y anacrónico-
duro y suave,
la dulzura de tu pene.

Eres dios
-por tu fuerza, tu vigor,
tu potencia, tu calor,
tus gemidos,
tu dulzura, tu destreza,
tu suavidad, tu ligereza-
eres diosa.

Pedro Casas Serra (26-01-1993)

viernes, 3 de septiembre de 2010

Sueños de adelfas, de toros y de mariposas

Yo tengo la esperanza, mejor decir anhelo,
de por fin alcanzar aquello que yo quiero.
Me atrae el sol, brillando a través de los árboles,
las nubes escalando, correré por los aires.
Abrazaré la hierba, perlada de rocío,
me uniré con la tierra, la diosa del estío.
Mi desnudado cuerpo vestiré con las olas
del mar que llena el puerto, que golpea las rocas.
Canto de las sirenas, brisa sobre mi pecho
que erizará mi vello, hundiéndome en el sueño.

Sueños de adelfas, de toros y de mariposas,
despertares de abrazos y besos entre rosas.
- Esa ala que te roza no es otra que mi mano,
sólo tibio y suave es abrazo de hermano.
- Ese aliento en tu boca procede de la mía,
mezclando nuestro aliento, unamos nuestras vidas.
- Esas inquietas manos que recorren tu cuerpo febrilmente,
déjalas que ardorosas, manoseen, investiguen, penetren.
- Como hojas caídas tras tórrido verano
quedarán nuestros cuerpos cogidos de la mano.

Voces de transeúntes me despiertan del sueño,
en que mi pensamiento embarcose risueño.

Pedro Casas Serra (12-08-1992)

jueves, 2 de septiembre de 2010

El slip

Con estos versos vuela mi esperanza,
¡liviana flor!,
más si el destino alcanza,
germinará,
cubriendo con mis besos,
tu piel morena
expuesta al sol, salvo un slip de esos.

Tu negro bañador, tapando lo imposible
de ver lucir
en público visible,
y tu vecino,
que al cruzarse de pie sobre la arena,
me permite
imaginar tu desnudez más plena.

Tienes figura de muchacho moro,
que enamora
cual incógnito tesoro
de Alí Babá,
y si lo que veo me resulta tan bello...
¿cómo será
lo que bajo el slip se oculta, aquello?

Pedro Casas Serra (08-08-1992)

miércoles, 1 de septiembre de 2010

¡Esperándote!

No deseo otra cosa sino dormir contigo
para encontrar tu muslo al alargar la mano.
¡Es todo tan difícil!

Son demasiados años de estar durmiendo a solas
perdido en una cama que se me ha vuelto grande.
¡Me falta la costumbre!

Cuántos instantes de placer perdidos
y cuánto esperma desaprovechado.
¡Hundieron mi conciencia en el pecado!

Maté mi alma, y mi cuerpo, liberado,
corre anhelando el abrazo del amigo.
¡Qué dulce es la ilusión!

Vivir es algo más que ver pasar los días,
es meterse hasta el cuello, es zambullirse.
¡Esperándote!

Pedro Casas Serra (27-07-1992)