jueves, 30 de septiembre de 2010

La copa y la guitarra

Yo tengo una copa de plata,
estrecha de boca, alargada
de talle, preciosa,
que por las mañanas, golosa,
recoge mis lágrimas.
Me la dió mi amigo.

Mi vieja guitarra morena,
altiva de cuello, robusta
de cuerpo, nerviosa,
saca de sus manos, melosa,
un triste lamento.
Se la di a mi amigo.

Pedro Casas Serra (16-11-2003)

No hay comentarios:

Publicar un comentario