martes, 28 de septiembre de 2010

Laberinto

            M O         O M         M O         O M
      A             R             A             R             A
M         M O         O M         M O         O M           M
O         O M         M O         O M         M O           O
      R             A             R             A             R
O         O M         M O         O M         M O           O
M         M O         O M         M O         O M           M
      A             R             A             R             A
M         M O         O M         M O         O M           M
O         O M         M O         O M         M O           O
      R             A             R             A             R
O         O M         M O         O M         M O           O
M         M O         O M         M O         O M           M
      A             R             A             R             A
            M O         O M         M O         O M

¿Cómo salir de un pozo sin paredes?
¿Cómo cruzar un río sin orillas?
¿Cómo pasar un monte sin perfil?

Teseo elogia el amor de Ariadna:

Cuando la oscuridad se me hizo muro,
el silencio océano y el vacío abismo,
no fueron las pócimas de Hipócrates,
ni la maza de Hércules, ni la protección de Atenea
las que me sacaron de mi laberinto.
Sólo el hilo del ovillo de Ariadna,
ofrecido por amor,
fue capaz de hacerlo.


Pedro Casas Serra (08-03-2001)

No hay comentarios:

Publicar un comentario