viernes, 3 de septiembre de 2010

Sueños de adelfas, de toros y de mariposas

Yo tengo la esperanza, mejor decir anhelo,
de por fin alcanzar aquello que yo quiero.
Me atrae el sol, brillando a través de los árboles,
las nubes escalando, correré por los aires.
Abrazaré la hierba, perlada de rocío,
me uniré con la tierra, la diosa del estío.
Mi desnudado cuerpo vestiré con las olas
del mar que llena el puerto, que golpea las rocas.
Canto de las sirenas, brisa sobre mi pecho
que erizará mi vello, hundiéndome en el sueño.

Sueños de adelfas, de toros y de mariposas,
despertares de abrazos y besos entre rosas.
- Esa ala que te roza no es otra que mi mano,
sólo tibio y suave es abrazo de hermano.
- Ese aliento en tu boca procede de la mía,
mezclando nuestro aliento, unamos nuestras vidas.
- Esas inquietas manos que recorren tu cuerpo febrilmente,
déjalas que ardorosas, manoseen, investiguen, penetren.
- Como hojas caídas tras tórrido verano
quedarán nuestros cuerpos cogidos de la mano.

Voces de transeúntes me despiertan del sueño,
en que mi pensamiento embarcose risueño.

Pedro Casas Serra (12-08-1992)

2 comentarios:

  1. Abrazaré la hierba, perlada de rocío,
    me uniré con la tierra, la diosa del estío.
    Mi desnudado cuerpo vestiré con las olas
    del mar que llena el puerto, que golpea las rocas.


    Magia en las bellas imágenes!
    Bello poema!
    Un beso, querido amigo
    Pedro
    Petons
    Maria Lua

    ResponderEliminar
  2. Celebro que te haya gustado, Maria.

    Un abrazo.
    Pedro

    ResponderEliminar