sábado, 3 de abril de 2010

La campana de Santa María

Suena la campana
de Santa María
y suena cascada.
Por el monumento
a los que cayeron
en mil setecientos
se pasea un gato.
Sentado en un banco,
bajo dos moreras,
el juego contemplo
de luces y sombras
que el sol va formando
sobre sus cimientos.
Pasan transeúntes,
más no pasa el tiempo,
si no fuera porque,
y siempre cascada,
suena la campana...

Pedro Casas Serra (08-10-1992)

2 comentarios:

  1. Pasan transeúntes,
    más no pasa el tiempo,
    si no fuera porque,
    y siempre cascada,
    suena la campana...

    Bello poema...
    Me recuerda las campanas
    de pequeñas ciudades donde
    ya vivi, pero no tan antiguas...
    Besos, amigo Pedro
    Maria Lua

    ResponderEliminar
  2. Gracias, María, las campanas tienen su propio lenguaje hoy olvidado. Un abrazo. Pedro.

    ResponderEliminar