miércoles, 10 de marzo de 2010

El volcán

Era temprano, apenas
clareaba el día.
Bajé del coche e inicié el camino
que por su falda
lleva al volcán de Santa Margarita.
Llegado arriba, vi la verde taza,
y en su centro, la ermita.
Quise alcanzarla
y la senda, girando,
me condujo hasta el cráter.
Allí, algo más lejos,
vi un saco de dormir
-estaba en medio
del cráter del volcán
y en su interior
una pareja hacía el amor.
Me alejé para no turbar su acierto.

Pedro Casas Serra (1990)

No hay comentarios:

Publicar un comentario