domingo, 24 de enero de 2010

La cisterna

Eduard: Com Prometeu,
vas pendre un tresor als deus,
i també com Prometeu,
vas ser castigat pels deus.

Ploro avui la teva mort,
i em rebel.la l’injusticia
de que hagis estat punit
per robar d’amor un brí.

“Felicitat: dó de Deu”.
Ningú més no ens podía dir
com, quan ni amb quí
podiam d’anar a dormir.

Eduard: ¿Com vas gosar
canviar mamelles per penis,
forat vaginal per anus,
pell fina per carn peluda?

La llibertat d’estimar
tal com som i com sentim,
sense limits ni barreres,
ens has deixat per botí.


...

Eudaldo: Tal Prometeo
robaste el fuego a los dioses,
y al igual que a Prometeo
los dioses te castigaron.

Hoy me entristece tu muerte
y rebela la injusticia
de que fueras castigado
por algo de amor robado.

“Felicidad: don de Dios”.
Nadie más podía decirnos
cómo, cuándo, ni con quién
debíamos acostarnos.

Eudaldo: ¿Cómo pudiste
cambiar las tetas por pene,
la vagina por un ano,
piel fina por piel peluda?

Hacer posible el amor
como somos y sentimos,
sin límites ni barreras,
nos dejaste por botín.


Pedro Casas Serra (22-01-1995)

No hay comentarios:

Publicar un comentario