miércoles, 7 de noviembre de 2012

¡Catalanes y turbios, los 62 son buenos años!


Aquel hombre había sido muy guapo. Hacía veinte años, cuando él sólo tenía 20 y se acercaba tímido a la playa nudista, lo había visto por primera y única vez en todo su esplendor. Entonces era el centro de atención de muchos y no se atrevió a acercársele. Luego, pasaron muchos años sin que se lo volviera a encontrar. Hoy volvía a verlo, y esta vez solo. Era más mayor pero aún conservaba parte de su arrogancia. Miró a su alrededor y vio hombres de muy diversas edades: desde jóvenes, como había sido él, de belleza incipiente, hasta ancianos que daba pena mirarlos. Pensó para sí: ¡Catalanes y turbio, los 62 son buenos años! Y fue caminando hasta él.

Barcelona, 07-11-2012. (De los periódicos: "El matrimonio gay ya es un derecho con aval constitucional.")

No hay comentarios:

Publicar un comentario