viernes, 21 de julio de 2017

Cocó

A mi loro, Cocó.

Yo tengo un amigo con mucha pluma,
la mayoría verdes,
pero también rojas, amarillas y azules.

Ahora está enfermo
y no quiere que le demos la medicación.
Cuando lo intentamos,
hecha a volar
y chilla como un condenado.

- Cocó, no te enfades.
Si Juan Ramón y yo
te enrollamos en una toalla
y te metemos una cánula por el pico,
no es por fastidiarte,
es porque el veterinario
nos ha dicho
que si no, te mueres.
Por favor, no nos des la espalda
y dejes de hablarnos,
que te queremos.

Pedro Casas Serra

No hay comentarios:

Publicar un comentario