sábado, 13 de febrero de 2010

Hombre de amor

Hombre de amor, que a tu paso, nos muestras
nuestra hambre de amar, descúbrenos
tu cuerpo vigoroso y déjanos descansar
en tu contemplación un rato.

Si además de tan bella figura tienes
bella la voz, entona una canción de amor,
de esas que narran la tristeza
del amante alejado de su amado.

Si tienes otras habilidades, enséñanos
como usas la escopeta, remas,
juegas al fútbol, haces piscinas,
pedaleas, montas o esquías la ladera.

Si también te gusta la cultura,
conversemos sobre el arte, el porqué
de la vida, política, el mensaje
poético, cocina o religiones.

Así, el hombre de mi amor es un hombre
completo, no tiene menos que otros
sino bastante más que muchos,
por eso lo elegí por compañero.

Su fuerza es comparable a su ternura,
su inteligencia no menoscaba su audacia,
su belleza no le impide ser recio.

Porque no es el rechazo a la mujer
ni un afán de predominio
sino la llamada del hermano,
lo que le ha hecho venir a mí.

Pedro Casas Serra (30-06-1992)

2 comentarios:

  1. Hola Pedro.

    Un poema curioso y original que atrapa desde el principio y se aprecia hasta el final.
    Es curioso como las primeras estrofas parecen una oracion dedicada a un dios, a ese hombre de amor que da título al poema, y digo que parece una oración por que es un "nosotros" el que hace esa suplicas a ese hombre de amor.
    De repente en las tes últimas estrofas el presonaje es único,el personaje es el que esribe. El "nosotros" se convierte en un "yo".
    me sorprende un poco ese cambio pero precisamente por eso el poema me gusta más.

    Un forta abraçada Pere.

    Joan

    ResponderEliminar
  2. Te agradezco mucho tu interesante comentario, Joan. Esa forma de oración se debe a influencias religiosas que tiene mi mi poesía. A la vez que cambia quien habla (de primera persona del plural a primera persona del singular) se individualiza también aquel de quien se habla (de hombre de amor a hombre de mi amor). Esos cambios de persona también los he usado otras veces, para aproximar o ampliar el tema.
    Gracias, Joan.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar