miércoles, 27 de abril de 2011

Satisfacción

Parece que el sol hoy brilla más
y los colores tienen más fuerza,
la gente es más amable y yo
me siento especialmente bien: hoy te he tenido.

Enzarzados en incruenta lucha,
hemos bailado un baile de los apretados,
practicado lo más elemental del Kama Sutra,
y así, nos ha pasado el tiempo en el esfuerzo.

Y toda la tensión acumulada,
al hacer el amor, se ha evaporado,
y ha llegado la calma a nuestros cuerpos
y a nuestras almas.

Solos tú y yo, y nada entre los dos
con que ocultarnos;
acabado el festín de los sentidos,
queda la dicha de lo conocido.

Pues recuerda que somos como hermanos,
como ellos conocemos nuestros cuerpos,
pero, además, nosotros nos hemos elegido,
en una decisión libre y consciente.

Pedro Casas Serra (17-07-1992)

2 comentarios:

  1. ¡Mala cosa que los hermanos conozcan con esa intimidad sus cuerpos mutuos!
    Lo importante de este grán y bonito poema es que describes un revolcón lleno de pasión y de verdad.
    ¡Felicidades, amigo mío!

    -Joseba Ayensa (poeta-cantor.)-

    ResponderEliminar
  2. Un revolcón al año no hace daño y mejor uno cada semana! Gracias, Joseba.

    ResponderEliminar