domingo, 3 de abril de 2011

Como el mensajero...

Como el mensajero
que se para en una esquina,
perdido,
y mira, angustiado,
los rótulos de las calles,
entre el ruido del tráfico
y la gente que va a lo suyo,
buscando, ansioso,
el camino,
y enseña, a cuantos pasan,
un papel,
donde lleva, escritas,
las señas
de a donde se dirige
y llega con retraso;
así, yo le pregunto:
- Disculpe,
¿conoce mi destino?


Pedro Casas Serra (03-04-2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario