domingo, 15 de julio de 2018

"PREGUNTES" de Enric Sòria (Arqueologia, 2012)

PREGUNTES

Qué extraña y breve fue la juventud.
FRANCISCO BRINES

¿Eren aquells matins de sol en un café
vast i encerclat de vidres que eixamplaven la mar
vora el port de Maó, llavors i allí,
entre llibres i temps i jubilats
vinguts de tot Europa i pescadors i gent desqueferada,
quan vaig provar d’escriure els versos
que creia que potser em justificarien
en un sentit més alt i més veraç,
finalment depurat de l’ordit atzarós
i la consternació dels meus dies buits
pel rigor de la dansa de llum de les paraules,
o bé al mercat, després, quan, ignorant-ho,
una dona de pas encarnà la bellesa
i ara l’habita sempre?,
¿o foren els capvespres excitats, clamorosos,
durant les passejades en colla, sense rumb,
quan assajàvem Beckett, àvids de negació,
o anàvem a l’ermita abandonada d’anys
per fer l’amor davant de les imatges
(i llavors els seus ulls no eren mots)
i no buscàvem res i ens era tot degut
i aixecàvem els braços per volar o ordenar
que el temps al punt deixara de transcórrer,
i cap déu s’ofenia?,
¿o era, de nit, la música i les llums
i l’embriaguesa adepta, quan tot era fugaç
i absurd i acolorit, com una roda boja
que girava amb brogit per a tornar-nos sempre
al mateix escenari amb decorats canviats
i ja irreconeixible,
enmig d’un temps suspés, farcit de rostres
furtius, indesxifrables, estranyament hostils?,
¿o era també potser l’ansietat sense noms,
la mirada perplexa i l’aguait fet costum:
una segona pell que a poc a poc
va créixer, des de dins, tenaç com un oprobi,
amb la ferocitat intacta dels paranys
que no cal ni ocultar (aquesta olor de sang
de la presa atrapada que cap vers no conté
i que el temps no dissipa)?,
¿o era tot el que s’enfugí com de les mans,
de pressa, molt abans que l’orgull
pogués dilapidar-ho, i només deixà el séc
de totes les vides no viscudes, com un mur
altíssim, ferm, inexpugnable, lluny?

¿Què desclogué la veu i què la va extraviar?
¿L’eco del seu moment de vida és una apologia o una acusació?
¿De què i contra qui, llavors? ¿Sota quin tribunal?
¿O és solament un plany embalsamat, la cendra de fogueres extintes
en un àlbum d’emblemes d’ús privat, o encara
un torterol de fum que va canviant de forma en un cel quiet?
¿I a qui pertany l’oblit?

Sí, que estranya i breu va ser la joventut.

Enric Sòria (Arqueologia, 2012)


PREGUNTAS

Qué extraña y breve fue la juventud.
FRANCISCO BRINES

¿Fue en aquellas mañanas de sol en un café
vasto y rodeado de cristaleras que ensanchaban el mar
junto al puerto de Mahón, entonces y allí,
entre libros y tiempo y jubilados
venidos de toda Europa y pescadores y gente desocupada,
cuando probé a escribir los versos
que creía que quizá me justificarían
en un sentido más alto y más veraz,
finalmente depurado del urdimbre azaroso
y la consternación de mis días vacíos
por el rigor de la danza de luz de las palabras,
o bien en el mercado, después, cuando, ignorándolo,
una mujer que pasaba encarnó la belleza
y ahora la habita siempre?,
¿o fue en los atardeceres excitados, clamorosos,
durante los paseos en pandilla, sin rumbo,
cuando ensayábamos Beckett, ávidos de negación,
o íbamos a la ermita abandonada hacía años
para hacer el amor ante las imágenes
(y entonces sus ojos no eran palabras)
y no buscábamos nada y todo nos estaba aún debido
y levantábamos los brazos para volar u ordenar
que el tiempo al punto dejara de transcurrir,
y ningún dios se ofendía?,
¿o fue, por la noche, la música y las luces
y la embriaguez, cuando todo era fugaz
y absurdo y coloreado, como una rueda loca
que giraba con ruido para devolvernos siempre
al mismo escenario con decorados cambiados
y ya irreconocible,
en medio de un tiempo suspenso, lleno de rostros
furtivos, indescifrables, extrañamente hostiles?,
¿o fue quizá también la ansiedad sin nombre,
la mirada perpleja y el acecho hecho costumbre:
una segunda piel que despacio
creció, desde dentro, tenaz como un oprobio,
con la ferocidad intacta de las trampas
que no hace falta ni ocultar (este olor de sangre
de la presa atrapada que ningún verso contiene
y que el tiempo no disipa)?,
¿o fue todo lo que se escapó como de las manos,
deprisa, mucho antes que el orgullo
pudiera dilapidarlo, y solo dejó el surco
de todas las vidas no vividas, como un muro
altísimo, firme, inexpugnable, lejano?

¿Qué destapó la voz y qué la extravió?
¿El eco de su momento de vida es una apología o una acusación?
¿De qué y contra quién, entonces? ¿Ante qué tribunal?
¿O es solamente un llanto embalsamado, la ceniza de hogueras extinguidas
en un álbum de símbolos de uso privado, o igualmente
una espiral de humo que va cambiando de forma en un cielo tranquilo?
¿Y a quien pertenece el olvido?

Sí, que extraña y breve fue la juventud.

Enric Sòria (Arqueologia, 2012)
(Versión de Pedro Casas Serra)

No hay comentarios:

Publicar un comentario