martes, 31 de mayo de 2016

El volcán

Era temprano, apenas
clareaba el día.
Bajé del coche e inicié el camino
que por su falda,
lleva al volcán de Santa Margarita.
Llegado arriba, vi la verde taza
y en su centro, la ermita.
Quise alcanzarla
y la senda, girando,
me condujo hasta el cráter.
Allí, algo más lejos,
vi un saco de dormir
-estaba en medio
del cráter del volcán
y en su interior
una pareja hacía el amor.
Me alejé para no turbar su acierto.
Pedro Casas Serra

lunes, 30 de mayo de 2016

El querer de Elena

Amar también es hablar con los perros, los pájaros,
los árboles y los montes;
seguir la luna, de nueva a llena,
y las hojas de los árboles el día en que se abren;
ir del mar a la fuente
y ser pez, caracol y concha de peregrino;
imitar al cuclillo,
para darle de comer luego en la mano
y levantar el primero la vista al ruido de las palomas;
convertir con caricias las flores
en el don más preciado
y hacer ramos de colores antes de que se abran;
distinguir al vencejo del “rat penat”
en el cielo de la ciudad
y a la hormiga negra de la roja que pica;
acoger en casa a la golondrina y a la araña,
y conocer la dirección de las aves migratorias
al descubrir sus cadenas en el cielo.

Amar es mucho más que todo eso junto,
pero es menos
que quererme como tú me quieres.
Pedro Casas Serra

domingo, 29 de mayo de 2016

“Poema”

A Jaime Gil de Biedma

Solo hiciste una cosa mal en la vida
-que yo sepa-
abrir en mal momento la puerta de un taxi.

Has muerto “poema”,
pero nos queda tu poesía.
¡Si no... al tiempo!

Pedro Casas Serra

viernes, 27 de mayo de 2016

Delirio

¡Los perros! Probarán primero con ellos. Daira no, antes la mato, la tiro bajo un coche, la despeño, la suelto como al del camping...
El camping, la casa, el perro, el susto, el miedo, el terror, la angustia, la paz... Y después la muerte, la vida, el amor... ¿Amor? ¿No es un sueño del psiquiátrico?
La Rosa, les llàgrimes de l'Hortensia, els silencis d'en Francesc, els vestits (primer blanc, després vermell) de les infermeres en cap...
Què he de fer? Escribe, pero no a nosotros que estamos demasiado lejos... con los locos.
Are you americans boys of President George Busch? Kennedy is dead. You tomorrow, in a nuclear explosion.
¡Llevadme al Líbano, a Ammán, a Damasco, a El Cairo, a Bagdad! Si sois hermanos, ¡por qué jugáis con el petróleo y con las vidas?
La doctora... ¿Cómo se llama? ¿Qué hago? ¿Firmo? ¿Cuándo saldré? Sin monedas, ¿cómo llamar? ¿Y fumar? ¡Dormir sin tener con quien hablar!
Sus risas entrecortadas, sus espasmos, su ensuciarse encima, la que sólo mira, la que no oye, el payés, la sirena,el kuwaití-iraquí.
L'altre només entén rús: No, no me llevéis a Petrogrado, porque la guerra va a estallar mientras yo duermo a causa de los somníferos... No hay tiempo.
¿Quién me oirá? Sólo tú en el momento justo, ¿me quieres? Las mujeres y los niños primero... Yo el último. Escarlata no, ¡cuídamela!
"Encantados de serviros, gracias" dice la máquina de tabaco.


Pedro Casas Serra

Carta a mi hija Escarlata

Quererte a tí no es nada fácil, ¿sabes?,
hay que elegir la forma de ayudarte
y de lejos, resulta muy difícil.

Me alegra tu alegría, verte llena
de intereses, de amigos, de ilusiones...
que te sientas a gusto en tu colegio.

Tú diviértete mucho, que hace falta
que ahora, de pequeña, seas muy niña,
para que de mayor seas muy mujer.

Aprende con pasión todas las cosas,
pues saberlas, te hará hacerlas bien,
y hacerlas bien te hará sentir contenta.

Observa a fondo plantas y animales,
llegaron mucho antes que nosotros,
que sólo los copiamos y hasta mal.

Piensa bien de la gente en un principio,
pues no conocerás gente estupenda
si no empiezas pensando bien de ella.

En el mundo hay de todo: feos y guapos,
pobres y ricos, vagos y currantes,
tontos y listos, tramposos y honrados.

Pero no todos los ricos son guapos,
ni los pobres tontos, ni los listos vagos,
ni todos los currantes son honrados.

Por eso tú fíjate bien en todos,
que todos tienen algo que enseñarte
si tú no dejas de fijarte bien.

Defiende a los pequeños de los grandes
procurando que a ti no te hagan daño
para así resultar más eficaz.

Sólo digas mentiras cuando puedan
evitar que alguien sufra, ten en cuenta
que no siempre callar es ser hipócrita.

Pero habla de creerlo necesario,
aunque piensa bien antes lo que dices
y también lo que puede suceder.

Si hacen algo que te gusta, dilo,
pues si tanto te gusta lo que hacen,
también te gustarán quienes lo hacen.

Lo que hagas por otro, haz porque quieres,
recíbelo de él porque te quiere,
no lo hagas si deja de quererte.

El dinero no sirve para todo,
lo mejor de la vida no está en venta
ni las buenas personas tienen precio.

Espera cada día ilusionada,
y piensa que, si algo sale mal,
con el tiempo se solucionará.

Sólo morir no tiene solución,
aunque tampoco eso es un problema,
es sólo la otra cara de la vida.

Cinco sentidos dicen que tenemos,
sin contar que tenemos pensamiento
que es el producto de la inteligencia.

Piensa al sentir, observa lo que ves,
aspira, saborea, palpa, escucha...
y así te sentirás mucho más viva.

Hay días que podrás pensar mejor,
hoy yo puedo pensar bastante bien,
ayer en cambio me dolía el alma.
Pedro Casas Serra

jueves, 26 de mayo de 2016

A la vez destructor y destruido

Viví primero para encontrarte,
luego viví para quererte,
mas tarde para olvidarte...
y ahora que has muerto, ¿para qué he de vivir?

Sin verme reflejado en otros ojos,
sin que a nadie angustie mi tardanza,
¿quién soy?, ¿a dónde voy?
¡Sin compartirlo, qué poco vale todo!

Sin besos ni caricias, mi cuerpo me es ajeno,
eran tus besos los que me daban cuerpo
y tus ojos la forma,
tus palabras me vestían,
tu alegría bombeaba mi sangre.

Es el amor quien crea, quien hace a una mujer
diosa de un hombre, y a un hombre, un héroe,
hablar al elocuente y callar al prudente.

Ahora, sin cuerpo ni alma, confundido,
a la vez destructor y destruido,
añorando un pasado irrecuperable,
buscando algo que no se definir,
a mitad de camino entre dos nadas...
¿puede darme alguien lo que yo deseo?,
¿es posible el amor de nuevo?

¿O debo conformarme con ir tirando,
y, ya que no feliz, mostrarme digno,
no quejarme, no infundir compasión,
no abandonarme...
serenamente pasar lo que me quede
y pensar en los otros que comienzan?

Pesa mucho el pasado
cuando no se vislumbra un camino
y el impulso inicial se va perdiendo.

Pedro Casa Serra

miércoles, 25 de mayo de 2016

El velero

No te engañé. Te dije que lo nuestro
sería como embarcar en un velero,
que enfilando alta mar
deja la costa cada vez más lejos,
y que iniciado el viaje,
abandonarlo resulta muy difícil.

No sé si me creíste. Vivías un momento
de tantas ilusiones, de pasión tan grande,
que tal vez no me oíste,
no quisiste escucharme,
o bien pensaste
que era tan sólo imagen de poeta.

Levamos anclas. ¡Y fueron unos años
tan felices, sin que una nube
ensombreciera el plateado espejo!
¡Vivimos sensaciones!, ¡cruzamos horizontes!,
¡fondeamos en amores tan profundos
que el mar inmenso no pudo contenerlos!

Pero llegó la tempestad, silbaba el viento,
el velero crujía
zarandeado por los elementos,
y cuando todo parecía perdido
y el barco zozobrar,
presa del pánico saltaste por la borda.

La calma regresó, el maltrecho velero
siguió su rumbo,
pero ya no eran dos sus tripulantes,
y el que quedaba
sintió la soledad del holandés errante,
y que parte de él mismo
flotaba a la deriva entre las aguas.
Pedro Casas Serra

martes, 24 de mayo de 2016

El río

Déjame ser como un río
de los que nacen cantando,
de los que oradan las rocas,
de los que parten los valles,
de los que besan los árboles;
como un río.

Déjame ser como un río
sin controlar mis venidas
ni aprovechar mi corriente,
sin secar mi caudal firme
ni desviar mi curso incierto;
como un río.

Déjame ser como un río
y dejaré que te bañes
en mis hoyos más profundos,
que sacies tu sed conmigo,
que te acuestes en mi orilla;
como un río.

Déjame ser como un río,
como un río vierte su agua
hasta abocar en el mar.

Pedro Casas Serra

lunes, 23 de mayo de 2016

“REINVENÇÃO” de Cecilia Meireles (De Vaga Música, 1942)

A vida só é possível
reinventada.

Anda o sol pelas campinas
e passeia a mão dourada
pelas águas, pelas folhas...
Ah! Tudo bolhas
que vem de fundas piscinas
de ilusionismo... — mais nada.

Mas a vida, a vida, a vida,
a vida só é possível
reinventada.

Vem a lua, vem, retira
as algemas dos meus braços.
Projeto-me por espaços
cheios da tua Figura.
Tudo mentira! Mentira
da lua, na noite escura.

Não te encontro, não te alcanço...
Só — no tempo equilibrada,
desprendo-me do balanço
ue além do tempo me leva.
Só — na treva,
fico: recebida e dada.

Porque a vida, a vida, a vida,
a vida só é possível
reinventada.

Cecilia Meireles, Vaga Música, 1942.


REINVENCIÓN

La vida sólo es posible
reinventada.

Anda el sol por las campiñas
y pasea su mano dorada
por las aguas, por las hojas...
¡Ah! Todo burbujas
que vienen de hondas piscinas
de ilusionismo... — nada más.

Pero la vida, la vida, la vida,
la vida sólo es posible
reinventada.

Viene la luna, viene, retira
las cadenas de mis brazos.
Me proyecto por espacios
llenos de tu Figura.
¡Todo mentira! Mentira
de la luna, en la noche oscura.

No te encuentro, no te alcanzo...
Sólo — en el tiempo equilibrada,
me desprendo del balanceo
que más allá del tiempo me lleva.
Sólo — en la tiniebla,
quedo: recibida y dada.

Porque la vida, la vida, la vida,
la vida sólo es posible
reinventada.

Cecilia Meireles
(Versión de Pedro Casas Serra)

domingo, 22 de mayo de 2016

“RECORDAÇÃO” de Cecilia Meireles (De Vaga Música, 1942)

Agora, o cheiro áspero das flores
leva-me os olhos por dentro de suas pétalas.

Eram assim teus cabelos;
tuas pestanas eram assim, finas e curvas.

As pedras limosas, por onde a tarde ia aderindo,
tinham a mesma exalação de água secreta,
de talos molhados, de pólen,
de sepulcro e de ressurreição.

E as borboletas sem voz
dançavam assim veludosamente.

Restituiu-te na minha memória, por dentro das flores!
Deixa virem teus olhos, como besouros de ônix,
tua boca de malmequer orvalhado,
e aquelas tuas mãos dos inconsoláveis mistérios,
com suas estrelas e cruzes,
e muitas coisas tão estranhamente escritas
nas suas nervuras nítidas de folha
- e incompreensíveis, incompreensíveis.

Cecilia Meireles, Vaga Música, 1942.


RECUERDO

Ahora, el áspero olor de las flores
lleva a mis ojos por dentro de sus pétalos.

Eran así tus cabellos;
tus pestañas eran así, finas y curvas.

Las piedras limosas, donde la tarde se iba adhiriendo,
tenían la misma exhalación de agua secreta,
de tallos mojados, de polen,
de sepulcro y de resurrección.

Y las mariposas sin voz
bailaban tan aterciopeladamente.

¡Te restituí en mi memoria, por dentro de las flores!
Deja que vengan tus ojos, como escarabajos de onix,
tu boca de margarita cubierta de rocío,
y aquellas manos tuyas de inconsolables misterios,
con sus estrellas y cruces,
y muchas cosas tan extrañamente escritas
en sus nervaduras nítidas de hoja
- e incomprensibles, incomprensibles.

Cecilia Meireles
(Versión de Pedro Casas Serra)

sábado, 21 de mayo de 2016

“MONÓLOGO” de Cecilia Meireles (De Vaga Música, 1942)

Para onde vão minhas palavras,
se já não me escutas?
Para onde iriam, quando me escutavas?
E quando me escutastes? - Nunca.

Perdido, perdido. Ai, tudo foi perdido!
Eu e tu perdemos tudo.
Suplicávamos o infinito.
Só nos deram o mundo.

De um lado das águas, de um lado da morte,
tua sede brilhou nas águas escuras.
E hoje, que barca te socorre?
Que deus te abraça? Com que deus lutas?

Eu, nas sombras. Eu, pelas sombras,
com minhas perguntas.
Para quê? Para quê? Rodas tontas,
em campos de areias longas
e de nuvens muitas.

Cecilia Meireles, Vaga Música, 1942.


MONÓLOGO

¿A dónde van mis palabras,
si ya no me escuchas?
¿A dónde irían, cuando me escuchabas?
Y ¿cuándo me escuchaste? - Nunca.

Perdido, perdido. ¡Ay, todo se perdió!
Tú y yo lo perdimos todo.
Suplicábamos el infinito.
Sólo nos dieron el mundo.

De un lado de las aguas, de un lado de la muerte,
tu ser brilló en las aguas oscuras.
Y hoy, ¿qué barca te socorre?
¿Qué dios te abraza? ¿Con qué dios luchas?

Yo, en las sombras. Yo, por las sombras,
con mis preguntas.
¿Para qué? ¿Para qué? Vueltas absurdas,
en campos de arenas largas
y de nubes muchas.

Cecilia Meireles
(Versión de Pedro Casas Serra)

viernes, 20 de mayo de 2016

“EPIGRAMA” de Cecilia Meireles (De Vaga Música, 1942)

A serviço da Vida fui,
a serviço da Vida vim;

só meu sofrimento me instrui,
quando me recordo de mim.

(Mas toda mágoa se dilui:
permanece a Vida sem fim.)

Cecilia Meireles (In Vaga Música, 1942)


EPIGRAMA

Para servir la Vida fui,
para servir la Vida vine;

sólo mi sufrimiento me instruye,
cuando me acuerdo de mí.

(Pero toda pena se diluye:
permanece la Vida sin fin.)

Cecilia Meireles
(Versión de Pedro Casas Serra)

jueves, 19 de mayo de 2016

“EPIGRAMA DO ESPELHO INFIEL “ de Cecilia Meireles (De Vaga Música, 1942)

A João de Castro Osório

Entre o desenho do meu rosto
e o seu reflexo,
meu sonho agoniza, perplexo.

Ah! pobres linhas do meu rosto,
desmanchadas do lado oposto,
e sem nexo!

E a lágrima do seu desgosto
sumida no espelho convexo!

Cecilia Meireles, In Vaga Música, 1942.


EPIGRAMA DEL ESPEJO INFIEL

A João de Castro Osório

Entre el dibujo de mi rostro
y su reflejo,
mi sueño agoniza, perplejo.

¡Ah! ¡pobres líneas de mi rostro,
desanudadas por el lado opuesto,
y sin nexo!

¡Y la lágrima de su disgusto
sumida en el espejo convexo!

Cecilia Meireles
(Versión de Pedro Casas Serra)

martes, 17 de mayo de 2016

“CANÇÃO MÍNIMA” de Cecilia Meireles (De Vaga Música, 1942)

No mistério do sem-fim
equilibra-se um planeta.

E, no planeta, um jardim,
e, no jardim, um canteiro;

no canteiro uma violeta,
e, sobre ela, o dia inteiro,

entre o planeta e o sem-fim,
a asa de uma borboleta.

Cecilia Meireles, Vaga Música, 1942.


CANCIÓN MÍNIMA

En lo oscuro del sinfín
equilíbrase un planeta.

Y, en el planeta, un jardín,
y, en el jardín, un cantero;

en el cantero, violeta,
y, sobre ella, el día entero,

entre planeta y sinfín,
una ala de mariposa.

Cecilia Meireles
(Versión de Pedro Casas Serra)

“CANÇÃO EXCÊNTRICA” de Cecilia Meireles (De Vaga Música, 1942)

Ando à procura de espaço
para o desenho da vida.
Em números me embaraço
e perco sempre a medida.
Se penso encontrar saída,
em vez de abrir um compasso,
protejo-te num abraço
e gero uma despedida.

Se volto sobre o meu passo,
é já distância perdida.

Meu coração, coisa de aço,
começa a achar um cansaço
esta procura de espaço
para o desenho da vida.
Já por exausta e descrida
não me animo a um breve traço:
— saudosa do que não faço,
— do que faço, arrependida.

Cecilia Meireles, Vaga Música, 1942.


CANCIÓN EXCÉNTRICA

Ando a la busca de espacio
para el croquis de la vida.
En números me embarazo
y pierdo siempre medida.
Si pienso encontrar salida,
en vez de abrir un compás,
te protejo en un abrazo
y genero despedida.

Si vuelvo sobre mis pasos,
es ya distancia perdida.

Mi corazón, todo acero,
comienza a encontrar cansancio
en la busqueda de espacio
para el croquis de la vida.
Por exhausta y descreida
no me animo a un breve trazo:
— triste de lo que no hago,
— de lo que hago, dolida.

Cecilia Meireles
(Versión de Pedro Casas Serra)

lunes, 16 de mayo de 2016

“TIMIDEZ” de Cecilia Meireles (De Viagem, 1939)

Basta-me um pequeno gesto
feito de longe e de leve,
para que venhas comigo
e eu para sempre te leve...

- mas só esse eu não farei.

Uma palavra caída
das montanhas dos instantes
desmancha todos os mares
e une as terras mais distantes...

- palavra que não direi.

Para que tu me adivinhes,
entre os ventos taciturnos,
apago meus pensamentos,
ponho vestidos noturnos,

- que amargamente inventei.

E, enquanto não me descobres,
os mundos vão navegando
nos ares certos do tempo,
até não se sabe quando...

- e um dia me acabarei.

Cecilia Meireles, Viagem, 1939.


TIMIDEZ

Me basta un pequeño gesto
hecho de lejos y leve,
para que vengas conmigo
y para siempre te lleve...

- pero ése sólo no haré.

Una palabra caída
de las montañas de instantes
deshace todos los mares
y une las tierras distantes...

- palabra que no diré.

Para que tú me adivines,
entre vientos taciturnos,
apago mis pensamientos,
pongo vestidos nocturnos,

- que amargamente inventé.

Y, mientras no me descubres,
los mundos van navegando
en aires ciertos del tiempo,
hasta no se sabe cuando...

- y un día me acabaré.

Cecilia Meireles
(Versión de Pedro Casas Serra)

domingo, 15 de mayo de 2016

“TENTATIVA” de Cecilia Meireles (De Viagem, 1939)

Andei pelo mundo no meio dos homens:
uns compravam jóias, uns compravam pão.
Não houve mercado nem mercadoria
que seduzisse a minha vaga mão.

Calado, Calado, me diga, Calado
por onde se encontra minha sedução.

Alguns, sorririam, muitos, soluçaram,
uns, porque tiveram, outros, porque não.
Calado, Calado, eu, que não quis nada,
porque ando com pena no meu coração?

Se não vou ser santa, Calado, Calado,
os sonhos de todos porque não me dão?

Calado, Calado, perderam meus dias?
ou gastei-os todos, só por distração?
Não sou dos que levam: sou coisa levada...
E nem sei daqueles que me levarão...

Calado, me diga se devo ir-me embora,
para que outro mundo e em que embarcação!

Cecilia Meireles, Viagem, 1939.


TENTATIVA

Andé por el mundo entre los humanos:
unos compran joyas, otros compran pan.
No existió mercado ni hubo mercancía
que engolosinase mi mano vacía.

Prudente, Prudente, me digo, Prudente
¿por dónde se encuentra mi fascinación?

Unos, sonreían, muchos, sollozaban,
unos, por tener, otros, porque no.
Secreto, Secreto, yo, que no quise nada,
¿por qué voy con pena en mi corazón?

Si no seré santa, Callado, Callado,
¿los sueños de todos por qué no me dan?

Callado, Callado, ¿huyeron mis días?
¿o los gasté todos, por la distracción?
No de los que toman: soy cosa tomada...
Y ni sé de aquellos que me tomarán...

Callado, me digo si debo irme aunque,
¿hacia qué otro mundo y en qué embarcación!

Cecilia Meireles
(Versión de Pedro Casas Serra)

sábado, 14 de mayo de 2016

“SOLIDÃO” de Cecilia Meireles (De Viagem, 1939)

Imensas noites de inverno,
com frias montanhas mudas,
e o mar negro, mais eterno,
mais terrível, mais profundo.

Este rugido das águas
é uma tristeza sem forma:
sobe rochas, desce fráguas,
vem para o mundo, e retorna...

E a névoa desmancha os astros,
e o vento gira as areias:
nem pelo chão ficam rastros
nem, pelo silêncio, estrelas.

A noite fecha seus lábios
- terra e céu - guardado nome.
E os seus longos sonhos sábios
geram a vida dos homens.

Geram os olhos incertos,
por onde descem os rios
que andam nos campos abertos
da claridade do dia.

Cecilia Meireles, Viagem, 1939.


SOLEDAD

Inmensas noches de invierno,
con frías montañas mudas,
y el mar negro, más eterno,
más terrible, más profundo.

Este rugir de las aguas
es de una pena sin forma:
sube rocas, baja fraguas,
viene al mundo, y se retorna...

Y la niebla funde astros,
y el viento voltea arenas:
ni en el suelo quedan rastros
ni, en el silencio, estrellas.

La noche cierra sus labios
- tierra y cielo - oculto nombre.
Y sus largos sueños sabios
generan vidas de hombres.

Generan ojos inciertos,
por donde bajan los ríos
que andan por campos abiertos
de la claridad del día.

Cecilia Meireles
(Versión de Pedro Casas Serra)

viernes, 13 de mayo de 2016

“RETRATO” de Cecilia Meireles (De Viagem, 1939)

Eu não tinha este rosto de hoje,
assim calmo, assim triste, assim magro,
nem estes olhos tão vazios,
nem o lábio amargo.

Eu não tinha estas mãos sem força,
tão paradas e frias e mortas;
eu não tinha este coração que nem se mostra.
Eu não dei por esta mudança,
tão simples, tão certa, tão fácil:
- Em que espelho ficou perdida
a minha face?

Cecilia Meireles, Viagem, 1939.


RETRATO

Yo no tenía este rostro de hoy,
tan calmo, tan triste, tan flaco,
ni estos ojos tan vacíos,
ni el labio amargo.

Yo no tenía estas manos sin fuerza,
tan quietas y frías y muertas;
yo no tenía este corazón que ni se muestra.
Yo no advertí este cambio,
tan simple, tan cierto, tan fácil:
- ¿En qué espejo se perdió
mi imagen?

Cecilia Meireles
(Versión de Pedro Casas Serra)

jueves, 12 de mayo de 2016

“QUADRAS” de Cecilia Meireles (De Viagem, 1939)

Na canção que vai ficando
já não vai ficando nada:
é menos do que o perfume
de uma rosa desfolhada.

*

Os remos batem nas águas:
tem de ferir, para andar.
As águas vão consentindo -
esse é o destino do mar.

*

Passarinho ambicioso
fez nas nuvens o seu ninho.
Quando as nuvens forem chuva,
pobre de ti, passarinho.

*

O vento do mês de Agosto
leva as folhas pelo chão;
só não toca no teu rosto
que está no meu coração.

*

Os ramos passam de leve
na face da noite azul.
É assim que os ninhos aprendem
que a vida tem norte e sul.

*

A cantiga que eu cantava,
por ser cantada morreu.
Nunca hei de dizer o nome
daquilo que há de ser meu.

*

Ao lado da minha casa
morre o sol e nasce o vento.
O vento me traz teu nome,
leva o sol meu pensamento.

Cecilia Meireles, Viagem, 1939.


COPLAS

En canción que va quedando
ya no va quedando nada:
menos aún que el perfume
de una rosa deshojada.

*

Los remos baten las aguas:
tiene que herir, para andar.
Las aguas van consintiendo -
es el destino del mar.

*

Un pajarito ambicioso
hizo en las nubes su nido.
Cuando las nubes sean lluvia,
pobre de ti, pajarito.

*

El viento del mes de Agosto
tira las hojas al suelo;
sólo no toca tu rostro
porque está en mi corazón.

*

Los ramos cruzan ligeros
la faz de la noche azul.
Así los niños aprenden
que en la vida hay norte y sur.

*

La canción que yo cantaba,
por ser cantada murió.
Nunca he de decir el nombre
de aquello que tendré yo.

*

A la vera de mi casa
muere el sol y nace el viento.
El viento me trae tu nombre,
lleva el sol mí pensamiento.

Cecilia Meireles
(Versión de Pedro Casas Serra)

miércoles, 11 de mayo de 2016

“PERSPECTIVA“ de Cecilia Meireles (De Viagem, 1939)

Tua passagem se fez por distâncias antigas.
O silêncio dos desertos pesava-lhe nas asas
e, juntamente com ele, o volume das montanhas e do mar.

Tua velocidade desloca mundos e almas.
Por isso, quando passaste, caiu sobre mim tua violência
e desde então alguma coisa se aboliu.

Guardo uma sensação de drama sombrio, com vozes de ondas lamentando-me.
E a multidão das estrelas avermelhadas fugindo com o céu para longe de mim.

Os dias que veem são feitos de vento plácido e apagam tudo.
Dispensam a sombra dos gestos sobre os cenários.
Levam dos lábios cada palavra que desponta.
Gastam o contorno da minha síntese.
Acumulam ausência em minha vida...

Oh! um pouco de neve matando, docemente, folha a folha...

Mas a seiva lá dentro continua, sufocada,
nutrindo de sonho a morte.

Cecilia Meireles, Viagem, 1939.


PERSPECTIVA

Tu paso transcurrió por distancias antiguas.
El silencio de los desiertos le pesaba en las alas
y, junto con él, el volumen de las montañas y el mar.

Tu velocidad desplaza mundos y almas.
Por eso, cuando pasaste, cayó sobre mí tu violencia
y desde entonces alguna cosa se abolió.

Guardo una sensación de drama sombrío, con voces de olas lamentándome.
Y la multitud de las estrellas enrojecidas huyendo con el cielo lejos de mí.

Los días que vemos están hechos de viento plácido y borran todo.
Dispensan la sombra de los gestos sobre los escenarios.
Quitan de los labios cada palabra que despunta.
Gastan el contorno de mi síntesis.
Acumulan ausencia en mi vida...

¡Oh! un poco de nieve matando, dulcemente, hoja a hoja...

Pero la savia allá dentro continúa, sofocada,
nutriendo de sueño la muerte.

Cecilia Meireles
(Versión de Pedro Casas Serra)

martes, 10 de mayo de 2016

“PERSONAGEM” de Cecilia Meireles (De Viagem, 1939)

Teu nome é quase indiferente
e nem teu rosto já me inquieta.
A arte de amar é exatamente
a de ser poeta.

Para pensar em ti, me basta
o próprio amor que por ti sinto:
és a idéia, serena e casta,
nutrida do enigma do instinto.

O lugar da tua presença
é um deserto, entre variedades:
mas nesse deserto é que pensa
o olhar de todas as saudades.

Meus sonhos viajam rumos tristes
e, no seu profundo universo,
tu, sem forma e sem nome, existes,
silencioso, obscuro, disperso.

Todas as máscaras da vida
se debruçam para o meu rosto,
na alta noite desprotegida
em que experimento o meu gosto.

Todas as mãos vindas ao mundo
desfalecem sobre o meu peito,
e escuto o suspiro profundo
de um horizonte insatisfeito.

Oh! que se apague a boca, o riso,
o olhar desses vultos precários,
pelo improvável paraíso
dos encontros imaginários!

Que ninguém e que nada exista,
de quanto a sombra em mim descansa:
- eu procuro o que não se avista,
dentre os fantasmas da esperança!

Teu corpo, e teu rosto, e teu nome,
teu coração, tua existência,
tudo - o espaço evita e consome:
e eu só conheço a tua ausência.

Eu só conheço o que não vejo.
E, nesse abismo do meu sonho,
alheia a todo outro desejo,
me decomponho e recomponho...

Cecilia Meireles, Viagem, 1939.


PERSONAJE

Tu nombre me es casi indiferente
y ni tu rostro ya me inquieta.
El arte de amar es exactamente
el de ser poeta.

Para pensar en ti, me basta
el propio amor que por ti siento:
eres la idea, serena y casta,
nutrida del enigma del reflejo.

El lugar de tu presencia
es un desierto, entre diversidades:
pero en ese desierto es en el que piensa
la mirada de todas las saudades.

Mis sueños viajan rumbos tristes
y, en su profundo universo,
tú, sin forma y sin nombre, existes,
silencioso, oscuro, disperso.

Todas las máscaras de la vida
se inclinan hacia mi rostro,
en la alta noche desprotegida
en que experimento mi gozo.

Todas las manos venidas al mundo
desfallecen sobre mi pecho,
y escucho el suspiro profundo
de un horizonte insatisfecho.

¡Oh! ¡que se borre la boca, la risa,
el mirar de esos rostros precarios,
por el improbable paraíso
de los encuentros imaginarios!

¡Que nadie y que nada exista,
de cuanto la sombra en mí descansa:
- yo busco lo que no se avista,
de entre los fantasmas de la esperanza!

Tu cuerpo, y tu rostro, y tu nombre,
tu corazón, tu existencia,
todo - el espacio evita y carcome:
y yo sólo conozco tu ausencia.

Yo sólo conozco lo que no veo.
Y, en ese abismo de mi sueño,
ajena a todo otro deseo,
me descompongo y arreglo...

Cecilia Meireles
(Versión de Pedro Casas Serra)

domingo, 8 de mayo de 2016

“MOTIVO” de Cecilia Meireles (De Viagem, 1939)

Eu canto porque o instante existe
e a minha vida está completa.
Não sou alegre nem sou triste:
sou poeta.

Irmão das coisas fugidias,
não sinto gozo nem tormento.
Atravesso noites e dias
no vento.

Se desmorono ou se edifico,
se permaneço ou me desfaço,
— não sei, não sei. Não sei se fico
ou passo.

Sei que canto. E a canção é tudo.
Tem sangue eterno a asa ritmada.
E um dia sei que estarei mudo:
— mais nada.

Cecilia Meireles (In Viagem, 1939)


MOTIVO

Yo canto porque el instante existe
y mi vida está completa.
No soy alegre ni triste:
soy poeta.

Hermano de las cosas fugitivas,
no siento gozo ni tormento.
Atravieso noches y días
con el viento.

Si derribo o edifico,
si me quedo o me deshago,
— no sé, no sé. No sé si quedo
o paso.

Sé que canto. Y la canción es todo.
Tiene sangre eterna el ala ritmada.
Y sé que un día enmudeceré:
— nada más.

Cecilia Meireles
(Versión de Pedro Casas Serra)

“MARCHA” de Cecilia Meireles (De Viagem, 1939)

As ordens da madrugada
romperam por sobre os montes:
nosso caminho se alarga
sem campos verdes nem fontes.
Apenas o sol redondo
e alguma esmola de vento
quebram as formas do sono
com a idéia do movimento.

Vamos a passo e de longe;
entre nós dois anda o mundo,
com alguns vivos pela tona,
com alguns mortos pelo fundo.
As aves trazem mentiras
de países sem sofrimento.
Por mais que alargue as pupilas,
mais minha dúvida aumento.

Também não pretendo nada
senão ir andando à-toa,
como um número que se arma
e em seguida se esboroa,
- e cair no mesmo poço
de inércia e de esquecimento,
onde o fim do tempo soma
pedras, águas, pensamento.

Gosto da minha palavra
pelo sabor que lhe deste:
mesmo quando é linda, amarga
como qualquer fruto agreste.
Mesmo assim amarga, é tudo
que tenho, entre o sol e o vento:
meu vestido, minha música,
meu sonho e meu alimento.

Quando penso no teu rosto,
fecho os olhos de saudade;
tenho visto muita coisa,
menos a felicidade.
Soltam-se os meus dedos tristes,
dos sonhos claros que invento.
Nem aquilo que imagino
já me dá contentamento.

Como tudo sempre acaba,
oxalá seja bem cedo!
A esperança que falava
tem lábios brancos de medo.
O horizonte corta a vida
isento de tudo, isento...
Não há lágrima nem grito:
apenas consentimento.

Cecilia Meireles, Viagem, 1939.


MARCHA

Las órdenes de la madrugada
rompieron por encima de los montes:
nuestro camino se ensancha
sin verdes campos ni fuentes.
Apenas el sol redondo
y alguna limosna de viento
quiebran las formas del sueño
con la idea del movimiento.

Vamos al paso y de lejos;
entre nosotros va el mundo,
con unos vivos por fuera,
con unos muertos por dentro.
Las aves traen mentiras
de tierras sin sufrimiento.
Por más que abra las pupilas,
aún más mis dudas aumento.

Tampoco pretendo nada
sino ir caminando en vano,
como un número que se arma
y enseguida se deshace,
- y caer al mismo pozo
de pasividad y olvido,
donde el fin del tiempo suma
piedras, aguas, pensamiento.

Me complazco en mi palabra
por el sabor que le dio:
siendo linda, aunque amarga
como cualquier fruto agreste.
Incluso amarga, ella es todo
lo que tengo, entre sol y viento:
mi vestido, mi música,
mi sueño y mi alimento.

Cuando pienso en tu rostro,
cierro los ojos con nostalgia;
he visto muchas cosas,
menos la felicidad.
Se sueltan mis dedos tristes,
con sueños claros que invento.
Ni aquello que yo imagino
me da ya contentamiento.

Como todo siempre acaba,
¡ojalá sea temprano!
La esperanza de que hablaba
tiene albos labios de miedo.
El horizonte corta la vida
exento de todo, exento...
Ni hay lágrima ni hay grito:
hay sólo consentimiento.

Cecilia Meireles
(Versión de Pedro Casas Serra)

sábado, 7 de mayo de 2016

“GARGALHADA” de Cecilia Meireles (De Viagem, 1939)

Homem vulgar! Homem de coração mesquinho!
eu te quero ensinar a arte sublime de rir.
Dobra essa orelha grosseira, e escuta
o ritmo e o som da minha gargalhada:

Ah! Ah! Ah! Ah!
Ah! Ah! Ah! Ah!

Não vês?
É preciso jogar por escadas de mármore baixelas de ouro.
Rebentar colares, partir espelhos, quebrar cristais,
vergar a lâmina das espadas e despedaçar estátuas,
destruir as lâmpadas, abater cúpulas,
e atirar para longe os pandeiros e as liras...

O riso magnífico é um trecho dessa música desvairada.

Mas é preciso ter baixetas de ouro,
compreendes?

- e colares, e espelhos, e espadas e estátuas.
E as lâmpadas. Deus do céu!
E os pandeiros ágeis e as liras sonoras e trémulas...

Escuta bem:

Ah! Ah! Ah! Ah!
Ah! Ah! Ah! Ah!

Só de três lugares nasceu até hoje esta música heróica:
do céu que venta,
do mar que dança,
e de mim.

Cecilia Meireles, Viagem, 1939.


CARCAJADA

¡Hombre vulgar! ¡Hombre de corazón mezquino!
yo te quiero enseñar el arte sublime de reír.
Inclina esa grosera oreja, y escucha
el ritmo y el sonido de mi carcajada:

¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja!
¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja!

¿No lo ves?

Es preciso tirar por escaleras de mármol vajillas de oro.
Romper collares, partir espejos, quebrar cristales,
doblar la hoja de las espadas y despedazar estatuas,
destruir lámparas, abatir cúpulas,
y tirar lejos panderos y liras...

La magnífica risa es un trozo de esa música enloquecida.

¿Pero es preciso tener vajillas de oro,
comprendes?
- y collares, y espejos, y espadas y estatuas.
Y lámparas. ¡Dios del cielo!
Y ágiles panderos y liras sonoras y temblorosas...

Escucha bien:

¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja!
¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja!

Sólo de tres lugares nació hasta hoy esta música heroica:
del cielo que sopla,
del mar que baila,
y de mí.

Cecilia Meireles
(Versión de Pedro Casas Serra)

viernes, 6 de mayo de 2016

“EXCURSÃO” de Cecilia Meireles (De Viagem, 1939)

Estou vendo aquele caminho
cheiroso da madrugada:
pelos muros, escorriam
flores moles da orvalhada;
na cor do céu, muito fina,
via-se a noite acabada.

Estou sentindo aqueles passos
rente dos meus e do muro.
As palavras que escutava
eram pássaros no escuro...
Passáros de voz tão clara,
voz de desenho tão puro!

Estou pensando na folhagem
que a chuva deixou polida:
nas pedras, ainda marcadas
de uma sombra umedecida.
Estou pensando o que pensava
nesse tempo a minha vida.

Estou diante daquela porta
que não sei mais se ainda existe...
Estou longe e fora das horas,
sem saber em que consiste
nem o que vai nem o que volta...
sem estar alegre nem triste,

sem desejar mais palavras
nem mais sonhos, nem mais vultos,
olhando dentro das almas,
os longoss rumos ocultos,
os largos itinerários
de fantasmas insepultos...

- itineràrios antigos,
que nem Deus nunca mais leva.
Silèncio grande e sozinho,
todo amassado com treva,
onde os nosos giram
quando o ar morte se eleva.

Cecilia Meireles, Viagem, 1939.


EXCURSIÓN

Estoy viendo aquel camino
oloroso de la madrugada:
por los muros, escurrían
flores tiernas de la rociada;
en el color del cielo, muy fina,
se veía la noche acabada.

Estoy oyendo aquellos pasos
frente a los míos y al muro.
Las palabras que escuchaba
eran pájaros en lo oscuro...
¡Pájaros de voz tan clara,
voz de dibujo tan puro!

Estoy pensando en las hojas
que la lluvia dejó pulidas:
en las piedras, aún marcadas
por una sombra humedecida.
Estoy pensando lo que pensaba
en ese tiempo de mi vida.

Estoy delante de aquella puerta
que no sé si aún existe...
Estoy lejos y fuera de las horas,
sin saber en que consiste
ni lo que va ni lo que vuelve...
sin estar alegre ni triste,

sin desear más palabras
ni más sueños, ni más bultos,
mirando dentro de las almas,
los largos rumbos ocultos,
los grandes itinerários
de fantasmas insepultos...

- itinerários antiguos,
que ni Dios jamás se lleva.
Silencio grande y vacío,
amasado con tinieblas,
donde los nuestros giran
cuando el  aire de la muerte se eleva.

Cecilia Meireles
(Versión de Pedro Casas Serra

jueves, 5 de mayo de 2016

“EPIGRAMA Nº 14” de Cecilia Meireles (De Viagem, 1939)

Pelo arco-iris tenho andado.
Mas de longe, e sem vertigens.
E assim pude abraçar nuvens,
para amá-las e perdé-las.

Foi meu professor um pássaro,
dono de arco-iris e nuvens,
que dizia com as asas,
em direção às estrelas...

Cecilia Meireles, Viagem, 1939.


EPIGRAMA Nº 14

Por el arco iris he andado.
Pero de lejos, y sin vértigos.
Y así pude abrazar nubes,
para amarlas y perderlas.

Fue mi profesor un pájaro,
dueño de arco iris y nubes,
que decía con las alas,
en dirección a las estrellas...

Cecilia Meireles
(Versión de Pedro Casas Serra)

miércoles, 4 de mayo de 2016

“EPIGRAMA Nº 13” de Cecilia Meireles (De Viagem, 1939)

Passaram os reis coroados de ouro,
e os heróis coroados de louro:
passaram por estes caminhos.

Depois, vieram os santos e os bardos.
Os santos, cobertos de espinhos.
Os bardos, cingidos de cardos.

Cecilia Meireles, Viagem, 1939.


EPIGRAMA Nº 13

Pasaron los reyes coronados de oro,
y los héroes coronados de laurel:
pasaron por estos caminos.

Después, vinieron los santos y los bardos.
Los santos, cubiertos de espinas.
Los poetas, ceñidos de cardos.

Cecilia Meireles
(Versión de Pero Casas Serra)

martes, 3 de mayo de 2016

“EPIGRAMA Nº 12” de Cecilia Meireles (De Viagem, 1939)

A engrenagem trincou pobre e pequeno inseto.
E a hora certa bateu, grande e exata, em seguida.

Mas o toque daquele alto e imenso relógio
dependia daquela exigua e obscura vida?

Ou percebeu sequer, enquanto o som vibrava,
que ela ficava ali, calada mas partida?

Cecilia Meireles, Viagem, 1939.


EPIGRAMA Nº 12

El engranaje mordió al pobre y pequeño insecto.
Y la hora correcta sonó, grande y exacta, enseguida.

¿Pero el toque de aquel alto e inmenso reloj
dependía de aquella exigua y oscura vida?

¿O percibió siquiera, mientras el sonido vibraba,
que ella quedaba allí, callada pero partida?

Cecilia Meireles
(Versión de Pedro Casas Serra)

lunes, 2 de mayo de 2016

“EPIGRAMA Nº 11” de Cecilia Meireles (De Viagem, 1939)

A ventania misteriosa
passou na árvore cor de ros
e sacudiu-a como um véu,
um largo véu, na sua mão.

Foram-se os pássaros para o céu.
Mas as flores ficaram no chão.

Cecilia Meireles, Viagem, 1939.


EPIGRAMA Nº 11

La ventolera misteriosa
pasó por el árbol color de rosa
y lo sacudió como un velo,
un ancho velo, en su mano.

Se fueron los pájaros al cielo.
Pero las flores quedaron en el suelo.

Cecilia Meireles
(versión de Pedro Casas Serra)

domingo, 1 de mayo de 2016

“EPIGRAMA Nº 10” de Cecilia Meireles (De Viagem, 1939)

A minha vida se resume,
desconhecida e transitória,
em contornar teu pensamento,

sem levar dessa trajetória
nem esse prêmio de perfume
que as flores concedem ao vento.

Cecilia Meireles, Viagem, 1939.


EPIGRAMA Nº 10

Mi vida se resume,
desconocida y transitoria,
en contornear tu pensamiento,

si obtener de esa trayectoria
ni ese premio de perfume
que las flores conceden al viento.

Cecilia Meireles
(Versión de Pedro Casas Serra)