martes, 31 de marzo de 2015

Ad líbitum I. Memento: Querer

Mis sueños son paisajes de mi infancia
-casas, campos, jardines-,
en que mis seres más queridos
-que ya no están-, reviven.

Quizás podré
-espero yo, algún día-,
volver en otros sueños:
¿me han querido bastante?

Pedro Casas Serra

lunes, 30 de marzo de 2015

Ad líbitum I. Memento: Mis muertos

"¿Quién es aquel que no ha sido invitado
y comparece ahora, de improviso,
como quien se equivoca?"
Joan Vinyoli (De "Castañada con
lectura de poema y un muerto en
accidente", del libro Lo Oculto.)

Yo por las noches hablo con mis muertos.
Unos vienen tranquilos, otros airados.
No cuentan grandes cosas sino las más triviales:
cómo pasaron el día, cómo durmieron hoy,
qué van a hacer mañana.
Luego nos despedimos hasta el próximo sueño.

Es de lo más normal.
En mis sueños, mis muertos están más vivos
que muchos vivos.

Pedro Casas Serra

domingo, 29 de marzo de 2015

Ad líbitum I. Memento: Hubo un tiempo

Hubo un tiempo que fui León,
poseía un gran territorio,
al atardecer, cuando iba de caza,
no había animal que se me enfrentase,
al oír mi rugido, todos
se echaban a temblar.
- Creedme, hubo ese tiempo.

Hubo un tiempo que fui Águila,
me elevaba sobre los campos
-pequeño punto al sol-,
y nada se ocultaba a mi vista,
y ante una presa, bajaba veloz
para llevarla con mis garras.
- Creedme, hubo ese tiempo.

Hubo un tiempo que fui Tiburón,
recorría con elegancia los mares
y, si quería, con gran rapidez,
con mis historias se asustaba a los niños,
y los bañistas se aterrorizaban
a la vista de mi aleta.
- Creedme, hubo ese tiempo.

Hubo un tiempo que fui Hombre,
calzado con mis botas
iniciaba la marcha,
y al llegar a la cima,
con el corazón aún alterado,
contemplaba la belleza del mundo.
- Creedme, hubo ese tiempo.

Pedro Casas Serra

sábado, 28 de marzo de 2015

Ad líbitum I. Memento: Memento

De él puedo decir que amaba la justicia
defendiendo a los pequeños de los grandes.

Que procuró siempre vivir rectamente
sin perjudicar a nadie con sus actos,

aprendiendo de todos todo lo bueno
y procurando olvidar lo negativo,

auxiliando a aquellos que se lo pidieron
y a los que vio que luchaban por salvarse.

Que amaba la belleza en todas sus formas
y contribuyó a aumentarla con sus obras.

Que nada pedía a cambio cuando daba
pues encontraba en dar su recompensa.

Os pido lo disculpéis si os hizo daño
por su cabezonería o impaciencia.

Y en nombre suyo quiero daros las gracias
por tantas muestras de afecto que le disteis.

Pedro Casas Serra

viernes, 27 de marzo de 2015

Ad líbitum I. Memento: A Eurínome de Calatis, vencedora en los cien metros vallas

¡Te canto a ti, Eurínome de Calatis,
que, entre diez corredoras, venciste
en la prueba de los cien metros vallas!

¡Y a ti también, ciudad de Calatis,
la de las verdes llanuras
donde pacen las gacelas tracias!

¡Entre todas tus corzas criaste a Eurínome,
la más veloz de todas ellas!

¡Recibe a tu hija bien amada,
a la que amamantaste a tus pechos!

¡Qué suenen los pífanos y los címbalos
y bailen en su honor los coribantes
ante el altar de Cibeles!

¡Qué tus edificios engalanes
y alfombres tus calles de flores
para que las pise en su triunfo!

¡Recíbela con hidromiel, higos y leche!

¡Que solo ella ocupe el asiento principal
en las fiestas dionisíacas!

¡Dale a elegir, entre tus más valientes,
a quien unirse en himeneo!

¡Eurínome, la flor de tus campos!
¡La más dulce de tus frutas!
¡La más gentil de tus niñas!
¡La más veloz de tus gacelas!
¡La más bella de tus mujeres!
¡La más preciada de tus joyas!
¡La más altiva de tus torres!
¡La más excelsa de tus hijas!
¡La elegida de los dioses!
¡La que ha maravillado a los griegos!

¡Que tus ojos no vean la oscuridad!
¡Que tus cabellos no conozcan la nieve!
¡Que tus oídos no escuchen sino alabanzas!
¡Que tu boca no guste sino delicias!
¡Que tus manos conserven su frescor!
¡Que tu talle no se doble con los años!
¡Que tu vientre sea bendecido con gracias!
¡Que tus muslos guarden su miel!
¡Que tus piernas no se cansen jamás!
¡Que tus pies no cesen de bailar!

Pues que en el estadio de Olimpia,
ante lo mejor de la Hélade,
supiste correr con la velocidad del antílope,
saltar con la agilidad de la gamuza
y llegar a la meta la primera,
¡sea tu vida larga y fecunda!,
¡que tus conciudadanos te honren
y los dioses te concedan la inmortalidad!

Pedro Casas Serra




jueves, 26 de marzo de 2015

Ad líbitum I. Memento: A Lil Milagro Ramirez

tenías 19 años
y querías ir a París...
pero también querías a tu madre,
mucho,
querías campos y hermanos,
abuelos, amigos, compañeros,
casa y pueblo;
este país pequeño (El Salvador)
al que tanto querías.*

Querías la paz
-decías-
pero cogiste un fusil;
el hambre te sacó de tu casa,
el hambre, el abuso y la injusticia;
eras muy joven para morir
pero no le temías a la muerte;
el mundo tenía que cambiar,
tenías que cambiarlo;
no fuiste ya esposa
ni fuiste madre;
tus hijos son todos los niños,
tu esposo todos los hombres,
tus hermanas todas las mujeres;
por ellos luchaste,
te capturaron,
torturaron
y asesinaron;
tu puesto está entre las estrellas.

Es tu sangre,
que todo lo purifica,
que todo lo dignifica;
no hay río que la encauce
ni dique que la contenga;
corre por las calles,
penetra en las casas
y escribe estos versos.

Pedro Casas Serr

** Lil Milagro Ramírez: “Yo quiero ir a París y “Este pequeño país”, del libro Del hombre, del tiempo y del amor.


miércoles, 25 de marzo de 2015

Ad líbitum I. Memento: Entre las llamas

En mi naturaleza estaba ser volcán,
alzarme como llama al viento.

Pero vivía de recoger hierbas y otros remedios
con que curar a mis hermanas las mujeres,
aliviarles sus dolores menstruales,
procurarles las caricias de sus amados,
evitarles el resultado de algún que otro desliz...

Hasta que llegó ese hombre siniestro
y dijo: "Es bruja, ¡quemadla!"


En mi naturaleza estaba ser volcán,
alzarme como llama al viento...

Pedro Casas Serra

martes, 24 de marzo de 2015

Ad líbitum I. Memento: Ángeles negros

A Andrés Eloy Blanco

¡Ángeles de la noche!
En vuestro vuelo
que me llega dormido,
no rompáis el espejo
en que vela mi alma,
acompañadme alegres en el sueño.

Como gaviotas en el día
corto de un blanco ciego,
mientras espesas nubes
cubren mi cielo,
con vuestras alas negras
rozad mi cuerpo.

Cuando duerman los cisnes
y se plieguen sus cuellos,
venid a visitarme
desde el inmenso eterno
con vuestro dulce canto,
¡ángeles de la paz!, ¡ángeles negros!

Pedro Casas Serra

lunes, 23 de marzo de 2015

Ad líbitum I. Memento:. Un pájaro

A Ramiro Deladanza

Un pájaro nos despertó con su trino desde la copa de un árbol.
Un árbol con un pájaro:desde la copa nos despertó su trino.
Desde un pájaro de un árbol con su copa, nos despertó un trino.
Con la copa de su trino nos despertó desde un árbol un pájaro.
Con su trino, un pájaro desde un árbol nos despertó de la copa.
Un trino de la copa de un árbol nos despertó con su pájaro.
Nos despertó de un trino de un pájaro desde su árbol: ¡la copa!

Pedro Casas Serra

domingo, 22 de marzo de 2015

Ad líbitum I. Memento: Dialogando con Gabriel Celaya,

"No pienses lo profundo.
No te pongas serio.
En lo que te parece simplemente trivial
radica lo importante de la realidade."*

-¿Y el paro, los desahucios, la subida de los precios, el futuro de los
hijos, la reducción de salarios, la congelación de pensiones, los
recortes sanitarios, la falta de guarderías y residencias, la subida de
impuestos, la inaplicación de la ley de dependencia, la introducción
de las tasas judiciales, los recortes en educación, las trabas al aborto, el
acoso a los sin papeles...?

"Nos sentimos como un golpe
que sin brotar se ha quedado temblorosamente en vilo.
Nos sentimos sin sentirnos,
fabulosamente dulces, dolorosamente ciertos.
Nos sentimos un nosotros. Palpitamos colectivo."**

-¡Basta de desvergonzados acopiadores, empingorotados agoreros,
marrulleros embaucadores, defraudadores exhibicionistas, coronados
de prebendas, linajudos abribonados, demonizadores acogullados,
cohortes de enchufados, descuajaringadores de derechos y ácaros
afines conchabados! ¡Basta de derroches despachurrados, sudores
despilfarrados, decretazos acerados, dogos amedrentadores, justicia en
almoneda, ablandabrevas, quejicas abstinentes, jóvenes
abueñuelados y gentes acomedidas, abuñueladas y acompasadas!

"La poesía es un armas cargada de futuro."***

-Pero la poesía no mata, solo lastima los sentimientos.

Pedro Casas Serra

* "No te preocupes tanto", del libro El Mundo Abierto de Gabriel Celaya.
** "Todos a una", del libro Cantos Iberos de Gabriel Celaya.
*** "Título de un poema del libro Cantos Iberos de Gabriel Celaya.

sábado, 21 de marzo de 2015

Ad líbitum I. Memento: A quien oído aguza...

A Miguel Hernández

A quien oído aguza, de Miguel
suena la voz en los campos que amaba,
que fueron suyos mientras los andaba,
pastoreando rimas como él.

Miguel de los amores y Miguel
que ante tanto dolor se rebelaba,
corazón de cristal que tintineaba
con dulzura, guiándonos tras él.

Miguel, que deja un rastro de azucenas,
de claveles y rosas, de verbenas
que deshojadas llevan hasta él.

Miguel: Te fuiste lejos, pero dejas
tus versos, que zumbando como abejas,
nos recuerdan: Miguel, Miguel, Miguel...

Pedro Casas Serra

viernes, 20 de marzo de 2015

Ad líbitum I. Memento: A Joan Vinyoli,

"Mírame la cara encendida
de viejo sátiro. Qué color
vinoso de vida muy vivida,
ya no recuperable."

Joan Vinyoli
(De "Autorretrato
a los sesenta y cinco años"
del libro En horas intempestivas)

Tú, entonces
-como yo ahora-
no estabas demasiado seguro de nada.
Porque los años
te habían hecho claudicar
de muchas cosas.
En primer lugar, del cuerpo,
y, sin cuerpo,
¿dónde se asienta todo?

(Pensábamos que éramos felices
cuando éramos solo jóvenes.
Ahora, que vivimos de las migajas,
¿nos hemos vuelto sensatos?
Solo somos viejos.)

Por eso, me gustan
tus versos
y lo que dices. Tus versos,
porque, con los años,
has aprendido a hacerlos
muy bonitos. Lo que dices,
porque, todavía,
andas a tientas. Y, en eso,
me pareces más honrado que muchos.

¿Para qué seguir?
De joven -cuando te conocí-
te veía como un hombre mayor, gastado, humilde,
preocupado de hacer las cosas bien.
De viejo, he descubierto
que eras un hombre sabio.

Pedro Casas Serra

jueves, 19 de marzo de 2015

Ad líbitum I. Memento: Si hoy al levantarme fuera ayer...

A Lluis Ferrer i Badenas

Si hoy al levantarme fuera ayer,
y mañana anteayer, y las agujas
del reloj retrocedieran
en lugar de avanzar hacia la muerte,
en unos días reencontraría a Luis
-que anteayer despedí en el tanatorio-,
y le diría: Luis, no te preocupes,
dentro de poco volverás a andar,
respirarás mejor, recordarás las cosas,
dibujarás de nuevo, escribirás poemas,
volverás a tu piso en los Nou Barris
desde donde se divisa el Tibidabo. 

Pero hoy no es ayer, ni mañana anteayer

y al levantarme estoy más cerca de la muerte
y más lejos de Luis y su "sigueu feliços",
y su sonrisa cómplice al decirlo
que me entristece un poco al recordar.

Y me levanto dispuesto a ser feliz,
por él.

Pedro Casas Serra

miércoles, 18 de marzo de 2015

Ad líbitum I. Memento: Llegará el verano...

A Florentino Huerga

Llegará el verano,
con sus sonrisas azules
y el color de sus aguas
y sus bicicletas...
Y ya nunca se irá.

Pedro Casas Serra

martes, 17 de marzo de 2015

Ad líbitum I. Memento: Limonero

A Charo García Munera

Limonero, ,limonero,
¡cómo te quiero!

Pasa junto a él una niña,
¡ay, mi Charo!

De Sevilla, manzanilla,
¡vuelve, mi niña!

Pedro Casas Serra

lunes, 16 de marzo de 2015

Ad líbitum I. Memento: La paloma blanca

A Celia Pastor

¡Celia, no quiero que vuele esa paloma blanca!
¡Celia, no le abras la puerta!
¡Celia, no  te vayas!

. . . . . . . . . . . . . . . . . . PedRo:
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .NO temas,
. . . . . . . . .esto no es tan maLo
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .cOmo yo pensaba.
. . . . . . . . . Ya no siento ese Dolor
. . . . . . . . . . . . . . . . . que No me abandonaba,
. . . puedo moverme otra vez lIgera.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Sé que Sufrís por mí.
. . .  . . . . . . .No debéis haceRlo,
. . . . . . . . . . . . . . . . . . estOy bien.
. . . . . . . . . . .A mí también Me preocupaba dejaros solos,
. . . . . . pero confío en vuestrA fortaleza
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Y en que
. . . . . . . . . . . . . . . . . . de Algo os habrá servido
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Haberme conocido.
. . .¡Os deseo tanta felicidad cOmo vosotros a mí!
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . UN beso.

Pedro Casas.

domingo, 15 de marzo de 2015

Ad líbitum I. Memento: Más linda que el sol

A mi hija Escarlata

Yo tenía una niña más linda que el sol.
Volábamos cometas en la playa,
corríamos carreras con nuestra perra,
tirábamos bastones para que nos los devolviera,
construíamos castillos con un cubo y una pala,
mojábamos los pies si hacía buena orilla,
jugábamos a escondernos por las dunas, tras los matorrales,
cogíamos flores y formábamos ramos,
sembrábamos nuestras huellas en la arena,
veíamos pasar barcos, nubes, pájaros,
imaginábamos ballenas en el horizonte...

Pero vino un pirata y se la llevó.

Pedro Casas Serra

sábado, 14 de marzo de 2015

Ad líbitum I. Memento: ¡Cómo corríamos!

A mi perra, Daira

-Vengo a verte en tus sueños
porque te quiero.

-¡Qué felices fuimos, Daira,
por los bosques y ríos!
¡Cómo corríamos!

Pedro Casas Serra

viernes, 13 de marzo de 2015

Ad líbitum I. Memento: A mi memoria vuelven esos días...

A mi memoria vuelven esos días
en que de niño, me quedaba viendo
embelesado, como me ofrecías
tu sonrisa mejor y yo, cogiendo-
me de tu mano, iba feliz contigo,
con la embriaguez de tu perfume oliendo
y sobando las pieles de tu abrigo.
Más que de mí, de ninguno adorada,
mis versos traigo aquí como testigo
de que te llevo en mi interior anclada.

Pedro Casas Serra

jueves, 12 de marzo de 2015

Ad líbitum I. Memento: Tengo

A mi madre, María Serra Valls

Tengo ojos porque ella me enseñó a mirar.
Tengo manos porque ella me enseñó a tocar.
Tengo pies porque ella me enseñó a andar.
Tengo tristeza porque la he perdido.

Pedro Casas Serra

miércoles, 11 de marzo de 2015

Ad líbitum I. Memento: Miro mis manos...

Miro mis manos
y veo las manos de mi padre.
Miro la piel de mis manos
y veo la piel de mi madre.
¿Dónde están mis manos?
¿Dónde está mi piel?
¿Dónde está mi corazón?

Pedro Casas Serra

martes, 10 de marzo de 2015

Ad líbitum I. Memento: Hablando con Salvador Espriu en el cementerio de Sinera (fragmento)

“Te dejo
el sepulcro vastísimo
que fue tierra de los padres”

Salvador Espriu
(Cementerio de Sinera, XXVI)


Cual serpiente que pierde piel a trozos
he perdido la vida,
y al tener la paciencia de guardarlos
desde un álbum me miran.
Son sonrisas antiguas de personas
que amaba y me querían,
y que si estoy cansado y harto y triste
me traen la alegría.

Pedro Casas Serra

lunes, 9 de marzo de 2015

Ad líbitum: Prólogo por Juliana Mediavilla

Pedro Casas tiene varias aficiones relacionadas con el arte: la música, la pintura, la poesía... pero es sin duda esta última la que destaca entre todas. Su pasión por la poesía lo ha convertido en un
verdadero estudioso y lo ha llevado a profundizar en aquellos autores que de alguna manera han marcado su trayectoria poética.

El poemario AD LÍBITUM que subdivide en tres apartados: Memento, Viator y Gaudium, recoge, a modo de recorrido vital, sus impresiones sobre la vida y la muerte y también la plenitud y el gozo,
este último muy centrado en el amor y en sus diferentes etapas.

En el primer apartado es frecuente el tono elegiaco ya que los poemas hablan de pérdidas o ausencias. Entrañables aquí los poemas que dedica a su madre, de una sencillez trascendente:

Tengo ojos porque ella me enseñó a mirar.
Tengo manos porque ella me enseñó a tocar.
Tengo pìes porque ella me enseñó a andar.
Tengo tristeza porque la he perdido.


La convivencia con la muerte y con los que se fueron adquiere en estos poemas un discurso natural que evita lo trágico, presentando una deliberada desmitificación de la muerte, desde una mirada serena, a veces irónica, de aquel que entiende la constante presencia de la muerte en la vida, el famoso Quotidie morimor. Así en el poema “Mis muertos”, el poeta convive en sueños con ellos:

Yo por las noche hablo con mis muertos.
Unos vienen tranquilos, otros airados.


La segunda parte recogerá el tema de El homo viator: el hombre como caminante, observador de la vida. En estos poemas muestra el poeta su faceta vitalista, son poemas más optimistas. En ellos encontramos desde estrofas clásicas como el soneto hasta otras más ligeras como la seguidilla, algunas escritas a modo de canción o de juego poético:

Esta tarde no llega
la inspiración,
para ver si me viene
saldré al balcón.


¡Que tengo pena
que solo tú me quitas,
niña morena!


Destacan en esta parte poemas que dedica a amigos del foro Aires de Libertad: versos que viajan al otro lado del Atlántico, por otras geografías, desde el poder milagroso de la lengua y su vuelo virtual.

El libro finaliza con una serie de poemas que suponen un canto a la vida, centrándose en el sentimiento amoroso. Volvemos a encontrar en esta parte su gusto por el poema-canto a veces con la sencillez y la frescura del arte menor, muy enraizados en la canción popular. Otras veces, por el contrario, introduce innovaciones formales como la utilización del versículo, mediante enumeraciones en forma de largas letanías, iniciadas por oraciones admirativas o interrogaciones retóricas.

Pedro Casas dedica mucho tiempo al estudio de la poesía: como moderador del foro Aires de Libertad, como miembro del grupo poético Metáfora, dentro del que se implica muy activamente en los diferentes talleres poéticos, o bien como alumno veterano del Club de Poesía que dirige el poeta Jordi Virallonga. Domina la preceptiva poética y conoce por tanto la poesía y sus leyes, es decir, el “oficio” de poeta. Sin embargo su poesía es premeditadamente sencilla, con una cierta inclinación hacia la poesía popular. Dice que la poesía ha de ser clara y musical y huye del intelectualismo poético, del barroquismo y de la retórica, aunque no del juego poético. Es frecuente encontrar en
sus poemas recursos relacionados con la reiteración: anáforas, aliteraciones, paralelismos... Pese a la sencillez, encontramos también un gusto por el símbolo, esto justificaría su amor por la poesía de San
Juan de la Cruz, la de Salvador Espriu o incluso la de Joan Vinyoli.

Me complace presentar el poemario de este poeta-acuarelista, amigo con el que hace muchos años comparto versos, talleres y debates poéticos y, en particular, esa pasión por la poesía que es un vínculo muy importante para mí y creo que para todos los compañeros del grupo Metáfora.

Juliana Mediavilla Pablo
Junio de 2014


(Ad líbitum, es un libro publicado en marzo de 2015, en la Editorial Aleteo de Letras, ADL, en una edición no venal de 50 ejemplares, númerados y firmados por el autor, para ser obsequiados a los participantes del VI Encuentro Internacional de Aires de Libertad en Madrid, celebrado los días 27 y 28 de febrero y 1 de marzo de 2015.)