miércoles, 30 de abril de 2014

La noche fue serena... (adivinanza)

La noche fue serena,
hacía mucho frío,
y al levantarse el sol de madrugada
e iluminar la escena,
sólo halló de la cena,
una gota celeste y olvidada
que en cada yerbabuena
se dejó una sirena:
se llamaba...

Pedro Casas Serra (22-10-2011)

lunes, 28 de abril de 2014

Despreocupada cosa... (adivinanza)

Despreocupada cosa,
sobre una flor está.
Suma de iridiscencias es su velo.
Perennemente ociosa
hoja que se levanta desde el suelo,
emprende aleve vuelo.
Como una nebulosa,
se va, se va, se va, ...

Pedro Casas Serra (22-10-2011)

Estaba Luis en su piso...

Para Pascual López Sánchez

Estaba Luis en su piso
echado sobre su cama,
cuando milagrosamente
vino a visitarle un hada.

No te extrañes, Luis -le dijo-,
que no te has vuelto majara
ni estás para que te encierren,
que estas cosas también pasan.


Soy el hada de tus sueños,
allá en tu más tierna infancia,
como no sabía de ti,
vine a ver que te pasaba.


¿No te acuerdas, cuando chico,
corrías por las cañadas,
bebías agua en la fuente
y trajinabas las cabras?


¡Cómo reías de fuerte
cuando el sol por la mañana
te producía cosquillas
hasta que te levantabas!


Y en verano... ¡cuántas noches,
tumbado sobre una manta
y mirando las estrellas
pasabas en la montaña!


Con los ojos muy abiertos,
Luis no decía palabra,
mientras que por su mejilla
le resbalaba una lágrima.

Pedro Casas Serra (15-10-2011)

domingo, 27 de abril de 2014

Pía y pía que pía...

Pía y pía que pía,
reclama la avecica al infinito,
y su madre, al momento,
le llena la boquita de alimento.
Salmodia, noche y día,
la monjita, encerrada en su convento,
y Dios, al ruego atento,
de su cuerpo le entrega un pedacito.
Y yo, que estoy solito,
que te pido con toda cortesía,
que lloro, que suspiro y me lamento,
que hasta me desgañito...
¿ni siquiera un besito?

Pedro Casas Serra (09-10-2011)

sábado, 26 de abril de 2014

Manos blancas, sedosas...

“Ojos claros, serenos...”
GUTIERRE DE CETINA

Manos blancas, sedosas,
si de un oscuro afán sois reclamadas,
¿por qué, si me tocáis, lo hacéis heladas?
No toquéis al presente
sin andar en los guantes bien calzadas,
que haciéndolo en caliente,
mejor pareceréis a aquel que os siente.
¡Ay, placeres obscenos!
Manos blancas, sedosas,
ya que así me tocáis, tocadme menos.

Pedro Casas Serra (06-10-2011)

viernes, 25 de abril de 2014

Cocó, mi amigo y yo

El sol salió -hoy por primera vez-
tras de cuarenta días de tormenta,
en el inmenso mar, moverse lenta,
hemos visto la forma de un gran pez.

Tanta era nuestra angustia y escasez,
que tumbados al sol que más calienta,
la tarde se pasó sin darnos cuenta,
sin llevar por vestido ni un mal fez.

Mañana nos espera un nuevo día
en que a bordo de frágil almadía
-solo resto del mundo que quedó-

llegaremos a ver una bahía
de un lugar, que no sea fantasía,
donde vivir Cocó, mi amigo y yo.

Pedro Casas Serra (03-10-2011)

jueves, 24 de abril de 2014

Jo tinc un lloro petit...

Jo tinc un lloro petit
però molt entremaliat,
que si li acostes el dit
te'l pot deixar malparat.

Quan sent que s'obra la porta
comença a dir hola!, hola!
amb una veueta forta
que li surt de dins la gola.

Millor que siguis prudent
i no t'hi aproximis gaire,
ni vulguis fer-te el valent
o et foterà el dit enlaire...

- Cocó, per què ets tan dolent
i mossegues a la gent?

Pere Casas Serra (29-09-2011)


...


YO TENGO UN LORO PEQUEÑO

Yo tengo un loro pequeño
pero muy espabilado,
que cuando el dedo le enseño
me lo deja malparado.

Si escucha abrirse la puerta
no para de decir ¡hola!,
con vocecita despierta
que sale desde su gola.

Mejor que seas prudente
y no te aproximes mucho,
no vale hacerse el valiente
con un pájaro tan ducho.

- Cocó: ¿Por qué malamente
tratas a la buena gente?

Pedro Casas Serra (29-09-2011)

miércoles, 23 de abril de 2014

Cuando el alma se vacía...

Cuando el alma se vacía
y sólo quedan suspiros,
¿cómo podría serviros
un poco de poesía?
Espero que cualquier día
acuda, de madrugada
la ilusión resucitada.
Y que traiga inspiración
que alumbre cada rincón
de mi alma atormentada.

Pedro Casas Serra (23-09-11)

martes, 22 de abril de 2014

Jazmín

Al cruzar por esta calle,
me llegaba de un jardín,
el aroma de un jazmín
tras de una tapia plantado.

Mas hoy, al ir a cruzarla,
ningún aroma noté,
de modo que me enteré
que el verano se ha acabado.

Pedro Casas Serra (17-09-2011)

lunes, 21 de abril de 2014

Paradoja

Cataluña está a un lado en la península
y Portugal está justo en el otro.
Cuánta tierra quemada, Dios, qué ínsula
de conventos recorre nuestro potro
desde que de este mar cruza del fin su la-
do y llega hasta el océano desotro.
Celebramos aquí resplandeciente
el rey que ellos echaron por poniente.

Pedro Casas Serra (16-09-2011)

domingo, 20 de abril de 2014

Hoy, al despertar

Se acerca el tiempo
en que se apagan los relojes
y una jauría de pájaros
anuncia tu llegada.

Mi alma espera anhelante,
Amor, tu compañía.

Si la alta torre descendiera
al prado y en el cielo
galoparan las estrellas,
no hallarían mi cuerpo
entre suspiros, como lo hace,
Amor, este momento.

Las nubes se disipan en el techo
al soplo de un viento de esperanza,
y el secreter y el armario,
agazapados, se despiertan
de su sueño y ríen con los cuadros
de colores que salen de sus marcos.
Hoy es fiesta.

Y en la ventana cerrada, veo el mar
que rompe con fuerza los batientes,
y lejana, una nave que se acerca.

Y algo me dice, Amor,
que tú vienes en ella.

Pedro Casas Serra (30-07-2011)

sábado, 19 de abril de 2014

Eres tú fúlgida estrella...

Eres tú fúlgida estrella
que apuntó en la noche triste
de mi vida,
entre todas la más bella,
que de plata apareciste
revestida.

No lo dudé ni un instante,
y tras tomar largo impulso,
di un gran salto,
y alcancé tu cuerpo errante,
y dejé este mundo insulso
de basalto.

Abrazados, recorremos
el océano infinito
del espacio,
si nos miran, desprendemos
ese brillo tan bonito
del topacio.

Pedro Casas Serra (05-06-2011)

viernes, 18 de abril de 2014

Pues que la vida es camino...

Pues que la vida es camino,
que lleva, tras muchas vueltas,
a la muerte,
anda atento al menor ruido,
y evita, de esta manera,
que se acerque.

Mejor que pasar la tarde
revolviendo en el armario
los recuerdos,
salir temprano a la calle
dispuesto a vivir amando
para hacerlos.

Como cigüeña que vuela,
al ver llegar el invierno,
hacia el sur,
cierra con llave la puerta
y deja, guardada dentro,
cualquier cruz.

Pedro Casas Serra (04-06-2011)

jueves, 17 de abril de 2014

Al comenzar el día

Al comenzar el día,
cuando es muy pronto aún por la mañana,
veo con alegría,
cruzando la persiana,
como se cuela sol por mi ventana.

Y si un día no llega,
si mi aposento sigue en la negrura,
me invade un ansia ciega,
una querencia oscura
de liberar al sol de su armadura.

Pedro Casas Serra (20-05-2011)

miércoles, 16 de abril de 2014

Desde el sótano tapiado

Desde el sótano tapiado
de mi verde corazón,
oigo el grito de un muchacho.

Pedro Casas Serra (13-04-2011)

martes, 15 de abril de 2014

La mujer del balcón del sobreático

La mujer del balcón del sobreático
saltó al vacío, desde tanta altura,
que falleció sin darle tiempo al cura
de llegar hasta allí con el viático.

Pedro Casas Serra (13-04-2011)

lunes, 14 de abril de 2014

Mi azul princesita

Pequeña y bonita,
cerquita del mar,
se puso a soñar
mi azul princesita.

Que cruzaba el cielo,
cargado de plata,
un bajel pirata,
por vela un pañuelo.

Subido al trinquete
bailando unas jotas,
con las gaviotas,
un bello grumete.

Peces de colores
con voces de oro,
cantaban a coro
como ruiseñores.

Y en su fantasía,
como dos alitas,
sus manos chiquitas
mi niña movía.

Pedro Casas Serra (13-04-2011)

domingo, 13 de abril de 2014

A mi memoria vuelven esos días...

A María Serra Valls, mi madre

A mi memoria vuelven esos días
en que, de niño, me quedaba viendo
embelesado, como me ofrecías

tu sonrisa mejor y yo, cogiendo-
me de tu mano, iba feliz contigo,
con la embriaguez de tu perfume oliendo

y sobando las pieles de tu abrigo.
Más que de mí de ninguno adorada,
mis versos traigo aquí como testigo
de que te llevo en mi memoria anclada.

Pedro Casas Serra (08-04-2011)

sábado, 12 de abril de 2014

Fukushima, 13-03-2011

Aunque ayer hubo aquí un terremoto,
seguido de tsunami, y la central
atómica averió, madre, nosotros
estamos bien. Nos dicen, además,
que no ofrece peligro si seguimos
por un tiempo encerrados en la casa.
Es cuestión de esperar y, bien provistos,
no puede durar mucho. Lamentamos
la pena que al leer te producimos
y deseamos muy pronto reencontrarnos.


Pedro Casas Serra (08-04-2011)

viernes, 11 de abril de 2014

Como el mensajero...

Como el mensajero
que se para en una esquina,
perdido,
y mira
angustiado
los rótulos de las calles,
entre el ruido del tráfico
y la gente que va a lo suyo,
buscando ansioso
el camino,
y enseña a cuantos pasan
un papel,
donde lleva escritas
las señas
de a donde se dirige,
y llega con retraso,

así, yo le pregunto:
- Disculpe,
¿conoce mi destino?


Pedro Casas Serra (03-04-2011)

miércoles, 9 de abril de 2014

martes, 8 de abril de 2014

¿Qué entendemos por un poema?

¿Un poema bien escrito o un poema que perdure?
¿Un poema que se venda o que sorprenda?
¿Un poema apasionado o resignado?
¿Un poema para la mesa o para la cama?
¿Un poema para recordar o que nos haga recordar?
¿Un poema sugerente o explicativo?
¿Un poema revolucionario o conformista?
¿Un poema para entender o para que nos entiendan?
¿Un poema de lenguaje sencillo o cultivado?
¿Un poema que hable a muchos o que hable de muchos?
¿Un poema de sentimientos o de reflexiones?
¿Un poema imaginativo o de recuerdos?
¿Un poema optimista o pesimista?
¿Un poema que nos cambie o que nos reafirme?
¿Un poema de dudas o de certezas?
¿Un poema que halague o que incomode?
¿Un poema que descubra o que oculte?
¿Un poema crudo o sutil?
¿Un poema para dormir o para despertar?
¿Un poema que ayude a vivir o a morir?
¿Un poema crítico o conciliador?
¿Un poema sobre nosotros o sobre los otros?
¿Un poema sobre el presente o sobre el pasado?
¿Un poema que llegue a muchos o que llegue mucho?
¿Un poema para salvar al mundo o para salvarnos del mundo?
¿Un poema para hacer pensar o para hacer caminar?
¿Un poema como un lamento o como una canción?
¿Un poema como un río o como un beso?
¿Un poema estremecedor o llorador?
¿Un poema como un regalo o como una trampa?
¿Un poema para vivir o para sobrevivir?
¿Un poema que no haya escrito nadie o que todo el mundo querría escribir?
¿Un poema hecho de palabras o de silencios?
¿Un poema que pregunte o que responda?
¿Un poema que consuele o que indigne?
¿Un poema emocional o racional?
¿Un poema como una oración o como una prisión?

Entonces, ¡pongámonos a escribirlo!

Pedro Casas Serra (11-03-2011)

lunes, 7 de abril de 2014

¿Por qué?

¿Por qué ha de desaparecer todo aquello que yo amo?
Mi vida está más llena de recuerdos que de presente.
Sólo río cuando sueño,
no tengo fuerzas para ser generoso,
temo perder lo que no vale nada,
guardo con celo mis despojos,
no me despierta la injusticia,
soy tan resistente al dolor ajeno,
me escudo tras la indiferencia,
tengo miedo de abrazar,
me siento cada vez más transparente,
me reconozco cada vez menos en el espejo,
encuentro con más dificultad las palabras,
miro a través de la desconfianza,
mi piel es más sensible a cualquier roce,
el tiempo se me va por el desagüe,
he perdido la costumbre de creer,
me protejo de mi mismo.
Desearía volver a nacer,
recuperar los momentos perdidos,
los besos recibidos,
las risas lanzadas,
las carreras,
los saltos,
las zambullidas,
los balbuceos,
los brazos de mi madre,
la luz primera.

Pedro Casas Serra (05-03-2011)


domingo, 6 de abril de 2014

A Eurínome de Calatis, vencedora en los cien metros vallas

¡Te canto a ti, Eurínome de Calatis,
que entre diez corredoras, venciste
en la prueba de los cien metros vallas!

¡Y a ti también, ciudad de Calatis,
la de las verdes llanuras
donde pacen las gacelas tracias!

¡Entre todas tus corzas criaste a Eurínome,
la más veloz de todas ellas!

¡Recibe a tu hija bien amada,
a la que amamantaste a tus pechos!

¡Que suenen los pífanos y los címbalos,
y bailen en su honor los coribantes
ante el altar de Cibeles!

¡Que tus edificios engalanes
y alfombres tus calles de flores,
para que las pise en su triunfo!

¡Recíbela con hidromiel, higos y leche!

¡Que sólo ella ocupe el asiento principal
en las fiestas dionisíacas!

¡Dale a elegir, entre tus más valientes,
a quien unirse en himeneo!

¡Eurínome, la flor de tus campos!
¡La más dulce de tus frutas!
¡La más gentil de tus niñas!
¡La más veloz de tus gacelas!
¡La más bella de tus mujeres!
¡La más preciada de tus joyas!
¡La más altiva de tus torres!
¡La más excelsa de tus hijas!
¡La elegida de los dioses!
¡La que ha maravillado a los griegos!

¡Qué tus ojos no vean la oscuridad!
¡Qué tus cabellos no conozcan la nieve!
¡Qué tus oídos no escuchen sino alabanzas!
¡Qué tu boca no guste sino delicias!
¡Qué tus manos conserven su frescor!
¡Qué tu talle no se doble con los años!
¡Qué tu vientre sea bendecido con gracias!
¡Qué tus muslos guarden su miel!
¡Qué tus piernas no se cansen jamás!
¡Qué tus pies no cesen de bailar!

Pues que en el estadio de Olimpia,
ante lo mejor de la Hélade,
supiste correr con la velocidad del antílope,
saltar con la agilidad de la gamuza
y llegar a la meta la primera,
¡sea tu vida larga y fecunda!,
¡qué tus conciudadanos te honren
y los dioses te concedan la inmortalidad!

Pedro Casas Serra (27-02-2011)

sábado, 5 de abril de 2014

Los nombres

Tu nombre es tu secreto,
mi nombre el mío,
y entre nuestros dos nombres
queda el vacío.

¡Rompe el vacío!
¡Si me dices tu nombre,
te diré el mío!

Pedro Casas Serra (09-02-2011)

viernes, 4 de abril de 2014

Seguidillas de la pena

Esta tarde no llega
la inspiración,
para ver si me viene
saldré al balcón.

¡Qué tengo pena,
que sólo tú me quitas,
niña morena!


Pena si estoy despierto,
pena dormido,
pena estando desnudo,
pena vestido.

¡Pena y más pena!
¡Pena de no tenerte,
niña morena!


Que te busco en los montes
y en la ribera,
en el prado florido
y hasta en la era.

¡Con tanta pena...
que no doy palo al agua,
niña morena!


Y ya no tengo nombre
ni tengo cuerpo,
que aunque siga con vida
parezco muerto.

Niña morena:
¡Enséñame tus ojos,
quita mi pena!


Pedro Casas Serra (08-02-2011)

jueves, 3 de abril de 2014

Hubo un tiempo

Hubo un tiempo que fui León,
poseía un gran territorio,
al atardecer, cuando iba de caza,
no había animal que se me enfrentase,
al oír mi rugido, todos
se echaban a temblar.
- Creedme, hubo ese tiempo.

Hubo un tiempo que fui Águila,
me elevaba sobre los campos
-pequeño punto al sol-
y nada se ocultaba a mi vista,
y ante una presa, bajaba veloz
para llevarla con mis garras.
- Creedme, hubo ese tiempo.

Hubo un tiempo que fui Tiburón,
recorría con elegancia los mares
y, si quería, con gran rapidez,
con mis historias se asustaba a los niños
y los bañistas se aterrorizaban
a la vista de mi aleta.
- Creedme, hubo ese tiempo.

Hubo un tiempo que fui Hombre,
calzado con mis botas
iniciaba la marcha,
y al llegar a la cima,
con el corazón aún alterado,
contemplaba la belleza del mundo.
- Creedme, hubo ese tiempo.

Pedro Casas Serra (16-01-2011)

martes, 1 de abril de 2014

Sea... ¿qué?

Me sueño entre la gente de la Puerta
del Sol, arracimada para oír
sonar las campanadas de la media-
noche. Tras el silencio que acompaña
a la caída de la bola que
anuncia el nuevo año, un gran estruendo
formado por los gritos del gentío
me despierta: ¡Qué seas...! Sea... ¿qué?

Pedro Casas Serra (18-12-2010)

Si hoy al levantarme fuera ayer...

A Lluis Ferrer i Badenas

Si hoy al levantarme fuera ayer
y mañana anteayer y las agujas
del reloj retrocedieran
en lugar de avanzar hacia la muerte,
en unos días reencontraría a Luis
-que anteayer despedí en el tanatorio-,
y le diría: Luis, no te preocupes,
dentro de poco volverás a andar,
respirarás mejor, recordarás las cosas,
dibujarás de nuevo, escribirás poemas,
volverás a tu piso en los Nou Barris
desde donde se divisa el Tibidabo.

Pero hoy no es ayer, ni mañana anteayer,
y al levantarme estoy más cerca de la muerte
y más lejos de Luis y su "sigueu feliços"
y su sonrisa cómplice al decirlo
que me entristece un poco al recordar.

Y me levanto dispuesto a ser feliz
por él.

Pedro Casas Serra (03-12-2010)