lunes, 31 de marzo de 2014

A Miguel Hernández

A quien oído aguza, de Miguel
suena la voz en los campos que amaba,
que fueron suyos mientras los andaba,
pastoreando rimas como él.

Miguel de los amores y Miguel
que ante tanto dolor se rebelaba,
corazón de cristal que tintineaba
con dulzura, guiándonos tras él.

Miguel, que deja un rastro de azucenas,
de claveles y rosas, de verbenas
que deshojadas llevan hasta él.

Miguel: Te fuiste lejos, pero dejas
tus versos que zumbando como abejas,
nos recuerdan: Miguel, Miguel, Miguel...

Pedro Casas Serra (15-10-2010)

domingo, 30 de marzo de 2014

Al emprender viaje al País Vasco

No por mor de la suerte surgieron esos valles
donde las vacas mugen al pasarles la mano,
sino por la piedad y esfuerzo soberano
que atendieron sus dioses y adoquinó sus calles.

Ni pienses que con versos su recia voz acalles,
que silenciar al trueno es un esfuerzo vano,
como querer mudar a quien se siente ufano
de su casa, su lengua, sus gozos y sus ayes.

Llégate, respetuoso y ávido peregrino,
a comer de su pan y beber de su vino,
admirar sus encantos y oír sus oraciones.

Así, quizá más tarde, al volver del camino,
puedas considerar que alcanzaste el destino
de comprender sus vicios y admirar sus pasiones.

Pedro Casas Serra (15-08-2010)

sábado, 29 de marzo de 2014

Esta noche he soñado....

Esta noche he soñado que ustedes venían todos
a mi casa. Lo extraño era que mi casa no era mi casa
actual, sino la casa de mi madre, donde pasé
muchos años de mi vida, pero que ya no existe,
porque mi madre murió y la casa se deshizo.

La casa estaba resplandeciente de luz, con todas
sus lámparas encendidas, y ustedes se movían
por ella, entre sus muebles, y hasta me preparaban
alguno de sus platos en la cocina. Todo eran risas
y fiesta, y una niña pequeña (no sé quien era)
me traía unas flores. Yo me movía de una habitación
a otra como volando, y respondía a la algarabía de sus
voces (no tenían rostro) y quería mostrarles
mis viejos álbumes de fotos de cuando era niño,
de mis viajes...

¡Gracias, amigos, gracias...!
¡Vuelvan a mi casa cuando quieran!

Pedro Casas Serra (24-06-2010)

viernes, 28 de marzo de 2014

Respiras junto a mí...

Respiras junto a mí
y pienso "todo está bien".
No con el agotamiento de otros tiempos
que nos dejaba exhaustos,
medio muertos,
sino con el sosiego
de compartir
lo que nos queda.
Porque sé
que, si el amor se acaba,
yo también.

Pedro Casas Serra (12-06-2010)

jueves, 27 de marzo de 2014

Recuadros lucen...

Escrito a medias con Maria Lua

Recuadros lucen...
qué vidas, qué misterios
tras los cristales.

Tras los cristales
una lejana magia
de antiguos sueños...


De antiguos sueños
de pájaros dormidos,
flores de seda.

Flores de seda
en floreros secretos
tras los cristales...


Tras los cristales...
resplandecen arañas
como luciérnagas.

Cómo luciérnagas
en cristales del cielo
guiños de estrellas...


Guiños de estrellas...
la luna, boquiabierta,
ríe con ellas.

Ríe con ellas,
Luna llena de espantos,
sin rumbo exacto...


Sin rumbo exacto...
las nubes viajeras
rompen en llanto.

Rompen en llanto
las sombras silenciosas
tras los cristales...


Tras los cristales...
qué vidas, qué misterios...
Recuadros lucen.

María Lua y Pedro Casas Serra (03-01-2010)


miércoles, 26 de marzo de 2014

Navidad

La Navidad ha llegado,
y en un pesebre nacido
el niño Jesús amado,
cuando el sol ya se ha ocultado
y las estrellas salido.

Por Navidad,
pandereta y zambomba,
amor y paz.


Que trae al acongojado
y también al deprimido,
ese espíritu anunciado
por tanto tiempo esperado,
que será bien recibido.

Está bailando el oso,
suena el pandero,
y el niño de la gorra
pide dinero.


El niño Dios ha venido,
y su padre, alborozado,
mucha paja reunido,
y con ella un blando nido
su madre le ha preparado.

Por Navidad,
pandereta y zambomba,
amor y paz.


Para quien ha padecido
y tanto desesperado,
trae ese niño querido
el amor tan desmedido,
que en su alma tiene guardado.

Está bailando el oso,
suena el pandero,
y el niño de la gorra
pide dinero.


Pedro Casas Serra (24-12-2009)

martes, 25 de marzo de 2014

¡Penitenciagite!

Corría el año 9-9-9
y el pánico cundió en la cristiandad,
cuando se difundió la novedad
que caerían diez de cada nueve.

Y a finales del Siglo XIX,
tríos de críos de muy corta edad:
"El Anticristo viene de verdad"
-decían-, sin hacer prueba del nueve.

¡No eran iluminados esos tíos
que proclamaban tal insensatez
como la propia cola muerde el pez!

Pero escuchad mi voz: ¡Arrepentíos,
hermanos!, que ya llega 2010,
y a la vencida va, tercera vez.

Pedro Casas Serra (12-12-2009)

lunes, 24 de marzo de 2014

Valentín

Hallábame en el borde de un camino
abrupto, recorridas muchas horas,
sin otra cosa que comer que moras,
y muy lejos aún de mi destino.

Tales eran mis cuitas, cuando vino
hacia mí una zagala con mejoras
de que, cerca de allí, mujeres moras
me ofrecían posada y aún tocino.

Yo soy cristiano viejo, mis blasones
ni un azumbre recogen de Tobías,
las hijas de mi abuelo Zacarías

tengo en clausura, pero... de ocasiones
como ésta no se dan todos los días:
¡Santiago y cierra España!, ¡por mis tías!

Pedro Casas Serra (16-10-2009)

domingo, 23 de marzo de 2014

Corazón pequeñito

Corazón pequeñito,
más allá de las nubes
hay un cielo infinito.

Renqueando indeciso
va parando el motor.
¡A San Pedro diviso!

¡Corazón diminuto!,
¡vuela más, vuela más
en tu último minuto!

Pedro Casas Serra (24-08-2009)

sábado, 22 de marzo de 2014

Este poema tiene tres versos...

Este poema tiene tres versos...
Los dos primeros los eché al mar
y el tercero lo guardo para cuando tú llegues.

Pedro Casas Serra (18-06-2009)

viernes, 21 de marzo de 2014

Incidente

Ráfagas de luz iluminan una sombra.
Pero... ¿dónde está el cuerpo?
Manchas secas de sangre explican lo ocurrido.

Pedro Casas Serra (13-06-2009)

jueves, 20 de marzo de 2014

Corazón dormido

Dime, corazón dormido,
¿quién me despertará?,
¿cuándo, con su carcaj y sus flechas,
vendrá mi amigo?

-Embárcate, marinero,
que no serás el primero,
pero si Amor te acompaña,
sí el último.


Sus brazos son mi barco,
navego seguro en él,
su sonrisa mi divisa,
la enseña de mi bajel.

Sus besos me arrastran
como los vientos alisios,
de un extremo a otro
de mi paraíso.

Pedro Casas Serra (23-03-2009)

miércoles, 19 de marzo de 2014

Ciego en la noche y a su manto vuelto,
largo mi corazón desesperado
por poder alcanzarte, en su espejado
laberinto perdidamente envuelto.

Roto cayera el sideral baluarte
en que te escondes al oír mi grito,
llegara con mi vista al infinito
y te atrapara para acariciarte.

Pero yo soy un niño, tú estás lejos
de mí y, aunque me pongo de puntillas
y con esfuerzo alargo bien parejos

mis brazos hacia ti, ni las orillas
de tu vestido rozo en mis manejos.
Mientras tú ni te giras, sólo brillas.

Pedro Casas Serra (07-03-2009)

martes, 18 de marzo de 2014

lunes, 17 de marzo de 2014

¿Quién es esta mujer?

¿Quién es
esta mujer
que duerme
con su cabeza
en mi regazo?

Su cara
irradia luz,
irradia paz

Ayer
llegamos
a este hotel,
nos acostamos.

Mañana
nos levantaremos,
seguiremos
nuestro camino.

Pero hoy
es joven,
es bella,
duerme tranquila
y se apoya en mí.

Pedro Casas Serra (08-07-2008)

domingo, 16 de marzo de 2014

sábado, 15 de marzo de 2014

Los 4 poetas

Somos 4 poetas,
4 estetas
que recorremos juntos la ciudad.


A lleva un pincel azul.
B sube corriendo las cuestas.
C ríe como un loco.
D da de comer a las palomas.

Para A las mujeres no tienen ojos.
Para B es más fácil dar un brinco que un paso.
Para C sólo cuenta lo que se vive durmiendo.
Para D cualquier sonrisa esconde un suspiro.

Las palomas corren como locas
para que no las pintemos.
¡Pobrecitas!, se pondrán
azules de subir cuestas
y al llegar arriba
nos las comeremos.
¿O se nos comerán ellas
a nosotros?
Porque como somos medio
ciegos, vamos medio cojos,
medio dormidos y medio
atontados, fácilmente
podríamos caer en sus garras.

Somos 4 poetas,
4 estetas
que recorremos juntos la ciudad.


A ve caras donde hay macetas.
B oye hablar a los ruiseñores.
C tienta el aire y le huele colorao.
D se alimenta de silbidos.

A ríe a lágrimas.
B canta como rapaz en celo.
C habla a mordiscos.
D no sabe si llorar o callar.

Por eso juntos formamos una
buena compañía de titiriteros
danzantes del vientre aulladores
y seguro que no pasaremos
desapercibidos.

Somos 4 poetas,
4 estetas
que recorremos juntos la ciudad.


A no para de desenroscar bombillas.
B hace guiños a todos los semáforos.
C pontifica subido en los cubos de basura.
D va por la calle bailando charlestón.

Somos 4 locas que circulamos
en un coche de caballos
enjaezados, con el cabello
encrespado, las botas puestas y
el látigo de fustigar en la mano.

Que no nos vengan con monsergas,
porque los vamos a dejar
tiesos, tiesos de espanto,
con los ojos desorbitados y
babeando.

Somos 4 poetas,
4 estetas
que recorremos juntos la ciudad.


A asombrará las farolas.
B iluminará las calles.
C apagará los semáforos.
D hará reventar las cañerías.

No importa que no
nos escuchen, ni nos vean,
porque subiremos a todos
los áticos, bajaremos a todas
las cloacas, caminaremos
por todas las estaciones
y los mercados, nos
sentaremos en todos
los pupitres y paradas de autobús,
y allí donde haya un pié,
una mano, un corazón, unos ojos,
y una esperanza, llegaremos.

Somos 4 poetas,
4 estetas
que recorremos juntos la ciudad.


A va vestido de amor.
B contagia con su grito.
C hace juegos malabares.
D encierra un ruiseñor.

¡Menuda tropa!

A sólo tiene ojos.
B sólo tiene boca.
C sólo tiene manos.
D sólo tiene corazón.

Pero ¡cómo nos divertimos
juntos! y juntos formamos
un ser monstruoso, gigantesco,
inenarrable, imposible
de imaginar,
que atiende al nombre
de LLUBAPEMÓN.

Pedro Casas Serra (23-02-2008)

viernes, 14 de marzo de 2014

Tengo

A María Serra Valls, mi madre

Tengo ojos porque ella me enseñó a mirar.
Tengo manos porque ella me enseñó a tocar.
Tengo pies porque ella me enseñó a andar.
Tengo tristeza porque la he perdido.

Pedro Casas Serra (27-01-2008)

jueves, 13 de marzo de 2014

Dos cuerpos

Somos dos cuerpos que se abrazan.
Mientras sigamos abrazados, seguiremos vivos.
Si nos separamos, nos disolveremos en el vacío.

Pedro Casas Serra (16-01-2008)

miércoles, 12 de marzo de 2014

La poesía

No es más que una bolsa de goma hinchada,
cerrada con un hilo y sostenida con un palito.
Pero es bella y llevada con orgullo.
Y si se va de tus manos y se eleva hasta el cielo,
la contempla cada vez mas gente
que la ven de distintos colores y con distintas formas,
y ya no es un globo, sino un pájaro, una estrella, un alma...
según los ojos de quienes la miran.

Pedro Casas Serra (24-11-2007)

martes, 11 de marzo de 2014

A la orillita del mar...

A la orillita del mar
estoy con mi amor jugando;
yo le acabaré besando
si él me comienza a besar.

Si él me comienza a tocar,
yo le acabaré tocando;
a la orillita del mar
estoy con mi amor jugando.

Luna, te vas a ocultar
por no seguirnos mirando;
yo le acabaré abrazando
si él me comienza a abrazar.
A la orillita del mar.

Pedro Casas Serra (17-10-2007)

lunes, 10 de marzo de 2014

Taller de poesía

A Juliana Mediavilla

Un soneto me manda hacer Juliana
poniéndome el de Lope por modelo,
jamás tan lejos vi yo de mí el cielo
como en tan claro día esta mañana.

No me trates tan mal, dulce Juliana,
no me quieras hundir que yo te quiero,
por eso de tu boca sólo espero
la dulce miel de la flor más temprana.

Ya que hacerte me mandas un soneto,
no me impongas a Lope por modelo,
deja mi inspiración brotar del cielo.

Que teniendo yo en ti mi amor secreto
para nada de Lope flores quiero
pues con las mías sólo amor espero.

Pedro Casas Serra (07-06-2007)

domingo, 9 de marzo de 2014

Albada

Corre, mi niño,
que viene el alba,
corta la noche
su blanca espada.

Dame tus besos,
tu miel guardada,
tus suaves rizos,
tu espalda casta.

Bailan los duendes,
saltan las hadas,
brilla del genio
la cruz gemada.

Pedro Casas Serra (20-05-2007)

sábado, 8 de marzo de 2014

No para mí

Cardos que en el verano azuleáis
dando a la tierra un corazón marino,
senderos que orilláis con oro fino
los bosques que las hojas alfombráis,

corrientes que las aguas escanciáis
formando con las piedras concertino,
y osadas, con impulso repentino,
las plantas que encontráis, besando váis,

flores que os ofrecéis y enamoráis,
pájaros que endulzáis con vuestro trino
los cielos que en bandadas ocultáis...

Aunque no os crucéis hoy en mi camino,
bellezas tantas que en el mundo obráis,
sé que seguís ahí (o me imagino).

Pedro Casas Serra (12-02-2007)

jueves, 6 de marzo de 2014

Nadie sabe lo que nadie sabe

Hablan de sonrisas, de luces brillantes,
de bailes, de risas, de amor...
Pero nadie sabe lo que nadie sabe.

Levantan altares, emprenden novenas,
hacen caridades, sufren penitencias...
Cuando nadie sabe lo que nadie sabe.

No importa que lloren, que crucen los dedos,
que luzcan sombrero, que corran...
Porque nadie sabe lo que nadie sabe.

Ahí, donde por fin despertarán...
¿habrá flores? ¿habrá ríos? ¿habrá pájaros?...
¿O envueltos en la noche seguirán?
Al fin y al cabo...
Nadie sabe lo que nadie sabe.

Pedro Casas Serra (11-02-2007)

Cocó

A mi loro, Cocó

Yo tengo un amigo con mucha pluma,
la mayoría verdes,
pero también rojas, amarillas y azules.

Ahora está enfermo
y no quiere que le demos la medicación.
Cuando lo intentamos,
hecha a volar
y chilla como un condenado.

- Cocó, no te enfades.
Si Juan Ramón y yo
te enrollamos en una toalla
y te metemos una cánula por el pico,
no es por fastidiarte,
es porque el veterinario
nos ha dicho
que si no, te mueres.
Por favor, no nos des la espalda
y dejes de hablarnos,
que te queremos.


Pedro Casas Serra (06-02-2007)

miércoles, 5 de marzo de 2014

En la feria

Envuelto en una nube de colores,
agarrados con fuerza mis bracitos...
¡caballitos corred, mis caballitos!,
¡que de sonar la música no cese
ni la atracción de feria de girar!,
que no lejos de aquí, en una guerra,
cada bomba que cae es una estrella
que atraviesa la noche en un silbido
y se lleva la vida, sin sentido.

Por eso, ¡no cejéis mis caballitos
de trotar!, ¡que la música no cese
de sonar ni la atracción de feria
de girar!, ¡que agarrados a la barra
mis bracitos, envuelto en una nube
de colores, no vea esa estrella
que muy cerca de aquí, en esa guerra,
atraviesa la noche sin sentido
y se lleva la vida, en un silbido!

Pedro Casas Serra (08-08-2006)

martes, 4 de marzo de 2014

Tus besos fueron lanzas...

Tus besos fueron lanzas,
que destellan cristales
y alcanzarán mi luna,
que hoy resplandece
clara como el sol
que iluminó mi infancia,
y que persigue
y alcanzará tu luna.

Pedro Casas Serra (07-08-2006)

lunes, 3 de marzo de 2014

Voces de Salamanca

Pusieron los cristianos
sus catedrales,
donde antes los romanos
sus ojuelos.


Salamanca es una isla
que quisiera ser jardín,
espíritus blasonados
nunca acaban de morir.

Si ríe es una bengala
y si llora es un rubí,
cosidas sus cresterías
con hilos de oro y orín.

Campanas de sus iglesias,
que a mi me hacen tilín,
me invitan a ir de paseo
montado en un calesín.

..........

Cuando veo a mi niño
quedo desnudo,
y de comer limones,
tartamudo.

Que si me bebe el agua
deja contento,
y si pasa de largo
deja sediento.

¡Niño de los melones,
ven a mi vera!,
¡si una vez resucito,
ocho me muera!


..........

Si me dices que sí,
te dejo vivir,
si me dices que no,
te condeno yo.

Como antes los conventos
eran más grandes,
o había más penitentes,
o había más hambres.

Franco y la Inquisición
con sus prisiones...
si primero marranos,
luego masones.

Muchos ciegos buscando
su lazarillo,
se sientan en sus aulas
por sacar brillo.

..........

¿Dónde paran las piedras
de los salones
que levantaron?
¿Dónde los estandartes
y los pendones
que arrebataron?

Las piedras de palacio
poquito a poco
se las llevaron.
Las naciones vencidas
una tras otra
se rebelaron.

Que si el vivir es morir
y el morir es el vivir,
si hoy ayudo a la santa
en sus fundaciones,
me ganaré de muerto
sus bendiciones.

..........

Por no despertar pasiones
no me asomo a mis balcones,
sólo en fastas ocasiones
entreabro mis calzones.
"Quoque natura donat,
Santus Petrus benedicat".


Pedro Casas Serra (31-12-2005)

domingo, 2 de marzo de 2014

Las palabras

Son como cestos
capaces de contener océanos.
Son como hilos
con que tejer alfombras voladoras.
Son como espejos
que producen destellos.
Son ligeras
para viajar en el viento.
Son pequeñas
para caber en un libro.
Son resistentes
para vencer al tiempo.
Son como jardines deliciosos,
viajes a ninguna parte,
grutas de las maravillas.
Tienen pies como los patos,
cola como las serpientes,
alas como los dragones.
Cantan como jilgueros,
brillan como estrellas,
lloran como niños.
Ríen sin dientes,
atraviesan corazas,
corren como galgos...

Pedro Casas Serra (11-11-2005)

sábado, 1 de marzo de 2014

El campo de espigas

¡Llévame al campo de espigas en verano, amor!
¡Amor, llévame al campo de espigas de la mano!

Pedro Casas Serra (23-10-2005)