viernes, 26 de abril de 2013

Ángeles negros


(En homenaje a Andrés Eloy Blanco)

¡Ángeles de la noche!
En vuestro vuelo,
que me llega dormido,
no rompáis el espejo
en que vela mi alma,
acompañadme alegres en el sueño.

Como gaviotas en el día
corto de un blanco ciego,
mientras espesas nubes
cubren mi cielo,
con vuestras alas negras
rozad mi cuerpo.

Cuando duerman los cisnes
y se plieguen sus cuellos,
venid a visitarme
desde el inmenso eterno
con vuestro dulce canto.
¡Ángeles de la paz!, ¡ángeles negros!

Pedro Casas Serra (21-04-2013)

miércoles, 24 de abril de 2013

Pidiendo amor


Pidiendo amor
abro yo la ventana
cada mañana.

Esta mañana
nacieron en los plátanos
las hojas tiernas

Las gaviotas
en mi patio trasero
buscan el mar.

El sueño del mar:
echarse en la arena
por fin descansar.

Sobre una flor
mariposa dorada
pequeño sol

La luna plata,
el sol oro bruñido,
la noche laca.

Pedro Casas Serra (08-04-2013)

martes, 23 de abril de 2013

"O fatal convívio" de Mario Quintana


Que esquisita conversa não hão de ter, nesses Dicionários Biográficos,
Os que se encontram espantosamente juntos por uma injunção da ordem alfabética!
Com se entenderão, meu Deus, mas como se entenderão,
Para apenas citar-vos um inquietante exemplo,
Nabucodonosor e Napoleão!
O Pequeno Corso
Antes de tudo
Terá dificultades com o nome sesquipedal do outro,
O qual, como se não bastasse,
Além de rei, ainda fora lobisomem...
Mas este, desconhecedor enciclopédico da História vindoura,
Diria,
Para maior escândalo do Conquistador:
"Ora, não gaguejes, bom homem...
Chama-me Bubu, simplesmente.
Pois era assim que me chamava o povo... ah, o povo!..."
Porém,
Eu estou lembrando agora é dos amantes separados para sempre
Na prisão perpétua do seu propio tomo...
De Paolo e Francesca
(Mais felizes no Inferno...)
E da pobre,
Ai, da pobre Marília ouvindo as máximas
Do inefável Marquês de Maricá!

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)


Fatal convivencia

¡Qué exquisita conversación no han de tener, en esos Diccionarios Biográficos,
Los que se encuentran espantosamente juntos por una necesidad del orden alfabético!
¡Cómo se entenderán, Dios mío, cómo se entenderán,
Para sólo citaros un ejemplo inquietante,
Nabucodonosor y Napoleón!
El Pequeño Corso
En primer lugar
Tendrá dificultades con el nombre polisílabo del otro,
El cual, por si no bastara,
Además de rey, también era hombre lobo...
Pero éste, desconocedor enciclopédico de la Historia venidera,
Diría,
Para mayor escándalo del Conquistador:
"Ahora, no tartamudees, buen hombre...
Llamame Bubu, simplemente.
Pues así era como me llamaba el pueblo... ¡ah, el pueblo!..."
Sin embargo,
de quienes me estoy acordando ahora es de los amantes separados para siempre
En la prisión perpetua de su propio tomo...
De Paolo y Francesca
(Más felices en el Infierno...)
Y de la pobre,
¡Ay, de la pobre Marília oyendo las máximas
Del inefable Marqués de Maricá!

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)
(Versión de Pedro Casas Serra)

lunes, 22 de abril de 2013

"Data e dedicatória" de Mario Quintana


Teus poemas, não os dates nunca... Um poema
Não pertenece ao Tempo... Em seu país estranho,
Se existe hora, é sempre a hora extrema
Quando o Anjo Azrael nos estende ao sedento
Lábio o cálice inextinguível...
Um poema é de sempre, Poeta:
O que tu fazes hoje é o mesmo poema
Que fizeste em menino,
É o mesmo que,
Depois que tu te fores,
Alguém lerá baixinho e comovidamente,
A vivê-lo de novo...
A esse alguém,
Que tal vez nem tenha ainda nascido,
Dedica, pois, teus poemas,
Não os dates, porém:
As almas não entendem disso...

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)


Fecha y dedicatória

Tus poemas, no los dates nunca... Un poema
No pertenece al Tiempo... En su extraño país,
Si existe hora, es siempre la hora última
Cuando el Ángel Azrael tiende a nuestro sediento
Labio el cáliz inagotable...
Un poema es de siempre, Poeta:
El que tú haces hoy es el mismo poema
Que hiciste de niño,
Es el mismo que,
Después que tú te vayas,
Alguien leerá en voz baja y conmovidamente,
Para vivirlo de nuevo...
A ese alguien,
Que tal vez aún ni haya nacido,
Dedica, pues, tus poemas,
No los dates, sin embargo:
Las almas no entienden de eso...

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)
(Versión de Pedro Casas Serra)

sábado, 20 de abril de 2013

"O olhar" de Mario Quintana


O último olhar do condenado não é nublado sentimentalmente por lágrimas
nem iludido por visões quiméricas.
O último olhar do condenado é nítido como uma fotografia:
vê até a pequenina formiga que sobe acaso pelo rude braço do verdugo,
vê o frêmito da última folha no alto daquela árvore, além...
Ao olhar do condenado nada escapa, como ao olhar de Deus
- um porque é eterno,
o outro poque vai morrer.
O olhar do poeta é como o olhar de um condenado...
como o olhar de Deus.

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)


La mirada

La última mirada del condenado no está nublada sentimentalmente por lágrimas
ni engañada por visiones quiméricas.
La última mirada del condenado es nítida como una fotografía:
vé hasta la hormiga más pequeña que acaso sube por el rudo brazo del verdugo,
vé el temblor de la última hoja en lo alto de aquel árbol, además...
A la mirada del condenado nada escapa, como a la mirada de Dios
- uno porque es eterno,
el otro porque va a morir.
La mirada del poeta es como la mirada del condenado...
como la mirada de Dios.

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)
(Versión de Pedro Casas Serra)

viernes, 19 de abril de 2013

"Alma errada" de Mario Quintana


Há coisas que a minha alma, já tão mortificada, não admite:
assistir novelas de TV
ouvir música Pop
um filme apenas de corridas de automóvei
uma corrida de automóvei num filme
um livro de páginas ligadas
porque, sendo bom, a gente abre sofregamente a dedo:
espátulas não há... e quem é que hoje faz questão de virgindades...
E quando minha alma estraçalhada a todo instante pelos telefones
fugir desesperada
me deixará aqui,
ouvindo o que todos ouvem, bebendo o que todos bebem,
comendo o que todos comem.
A estes, a falta de alma ão incomoda. (Desconfio até
que minha pobre alma fora destinada ao habitante de outro mundo).
E ligarei o rádio a todo volume,
gritarei como um possesso nas partidas de futebol,
seguirei, irresistivelmente, o desfilar das grandes paradas do Exército.
E apenas sentirei, uma que outra,
a vaga nostalgia de não sei que mundo perdido...

...

Num país de nostálgicos nevoeiros,
de paisagens em lenta mutação,
largarei de repente o meu bordão...
E hão de pasmar os outros caminheiros!

E andando como a lua nos outeiros
ao encontro da lenta procissão,
pousarias a mão na minha mão...
enamorados sempre... e sempre companheiros!

E diante de tão doces aparências
quem diria que em duas existências
nos separara o mundo - anos inteiros?

E, sentados à sombra de uns olmeiros,
trocaríamos falsas confidências...
cheias de sentimentos verdadeiros!

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)


Alma equivocada

Hay cosas que mi alma, ya tan mortificada, no admite:
ver culebrones de televisión
oír música Pop
una película sólo de carreras de automóviles
una carrera de automóviles en una película
un libro con páginas unidas
porque, si es bueno, la gente las abre ávidamente con el dedo:
no hay abrecartas... y quién insiste hoy en virguerías...
Y cuando mi alma destrozada a todas horas por los teléfonos
huya desesperada
me dejará aquí,
oyendo lo que todos oyen, bebiendo lo que todos beben,
comiendo lo que todos comen.
A éstos, la falta de alma no los incomoda. (Incluso sospecho
que mi pobre alma estuviera destinada a un poblador de otro mundo).
Y conectaré la radio a todo volumen,
gritaré como un poseso en los encuentros de fútbol,
seguiré, irresistiblemente, el desfilar de las grandes paradas militares.
Y sólo sentiré, alguna vez,
la vaga nostalgia de no sé que mundo perdido...

...

En un país de nostálgicas nieblas,
de paisajes en lenta mutación,
soltaré de repente mi cayado...
¡Y he de asombrar a los otros caminantes!

Y andando como luna en los oteros
al encuentro de lenta procesión,
tu mano dejarías en mi mano...
enamorados siempre... y siempre compañeros!

Y frente de tan dulces apariencias
¿quién diría que en dobles existencias
nos separase el mundo - años enteros?

Y, puestos a la sombra de un olmedo,
cambiaríamos falsas confidencias...
¡llenas de sentimientos verdaderos!

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)
(versión de Pedro Casas Serra)

jueves, 18 de abril de 2013

Entre las llamas


En mi naturaleza estaba ser volcán,
alzarme como llama al viento.

Mas vivía de recoger hierbas y otros remedios
con que curar a mis hermanas, las mujeres,
aliviarles de sus dolores menstruales,
procurarles las caricias de sus amados,
evitarles el resultado de algún que otro desliz.
Hasta que llegó ese hombre siniestro
y dijo: "Es bruja, ¡quemadla!"

En mi naturaleza estaba ser volcán,
alzarme como llama al viento...

Pedro Casas Serra (17-04-2013)

martes, 16 de abril de 2013

"Os degraus" de Mario Quintana


Não desças os degraus do sonho
Para não despertar os monstros.
Não subas aos sótãos - onde
Os deuses, por trás das suas máscaras,
Ocultam o próprio enigma.
Não desças, não subas, fica.
O mistério está é na tua vida!
E é um sonho louco este nosso mundo...

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)

Los escalones 

No bajes los escalones del sueño
Para no despertar a los monstruos.
No subas a los desvanes - donde
Los dioses, tras sus máscaras,
Ocultan sus propios enigmas.
No bajes, no subas, permanece.
¡El misterio está en tu vida!
Y nuestro mundo es un sueño loco...

Mario Quintana
(versión de Pedro Casas Serra)

lunes, 15 de abril de 2013

Parlant amb en Salvador Escriu al cementiri de Sinera


Camí del cementiri
de Sinera, cavalls
arrosseguen els eixos
dels carros de la mort.

No es forta la pujada,
però el peus no voldrien
fer el vial dels xiprers
que s'alcen a la fi.

El poble queda enrere,
i el mar, vastíssim, s'obre
als ulls, blau que es perllonga
allà on comença el cel.

Rere reixes de ferro,
polida, es mostra a tu
la ciutat dels delmats,
i a la porta d'un nínxol,
et saluda Espriu.


“No estimo
res més, excepte l’ombra
viatgera d’un núvol.
El lent record dels dies
que són passats per sempre.”


Com ho faré per enganxar els pedaços
esmicolats, esparsos per la cambra?
Aquest matí se m'ha trencat la vida.
Corria tan de presa, que no he vist
el sabó a terra, he relliscat, i ai!
m'ha caigut de les mans. Així ha passat.
I ara no sé que fer. Miro els trossets,
desesperat. Voldria rejuntarlos.
Són tants! I a cada un em veig petit.


“Perdura
en els meus dits la rosa
que vaig collir. I als llavis,
oratge, foc, paraules
esdevingudes cendra.”


Quan sento que passaren els dies
en què corria l'aigua a borbollades
per dintre meu, i que a voltes em costa
membrar les voltes que vaig ser feliç,
penso que ara mateix
hi ha joves que estan fent l'amor.

Quan m'arribi la mort,
que tot ho foragita i tot ho escapça,
no servaré ni món, ni nom, ni cos,
sinó tan sols paraules.
Procuro, per això, siguin d'amor.


“Les aranyes filaven
palaus de rei,
estances que empresonen
passos d’hivern.”


Tal com al cine, en qu'un
seu al seient i veu
passar al davant històries
i facèsies, amb ets
i uts i plors i riures,
així el poeta viu
a un món imaginari.

No et creguis el que diu,
però deixat portar
pel vol de les paraules,
que, no per fals, és menys
real que l'altre:
viu un moment el somni
de la felicitat.


“La veu de la dama
lluny del temps. Escolto
la cançó de marbre.”


Vivim als signes,
res més perdura,
tan sols paraules
resten al sol.

Arbre, jardí,
mare, estimat,
ja no són meus,
són de tothom.

Miro un estel,
cerco la pau,
beso la rosa,
vaig a l’amor.

Signes que neixen,
signes que creixen,
signes que vencen,
paraules són,


“Com necessito
contar-te la basarda
que fa la pluja als vidres!
Avui cau nit de fosca
damunt la meva casa.”


No temis la tempesta.
Per més altes que siguin
les onades i fortes,
mai no seran tan altes
com l'odi entre veïns
en una guerra.

L'enveja i la rancúnia
son temibles, per ço
no pregonis els guanys,
sigues prudent, i guardat
d'aixecar admiració
entre els maldestres.

No hi ha dolents ni bons
quan comença la sang
a vessar pels carrers.
Tanca la porta i marxa,
pitjor que perdre el pis
es ser-ne còmplice.


“Et deixo
el sepulcre vastíssim
que fou terre dels pares,
somni, sentit. Em moro
perquè no sé com viure.”


Com una serp que perd la pell a trossos,
així he perdut la vida,
i al tenir la paciència de guardar-los,
des d'un àlbum em miren.
Son somriures antics de les persones
que amava i que em volien,
i que, quan soc cansat i fart i trist,
em tornen l'alegria.


“Quan et deturis
on el meu nom et crida,
vulgues que dormi
somniant mars en calma,
la claror de Sinera.”


Alts i baixos, rics i pobres,
de la mà ens agafarem.

En rengleres ben formades,
barrejats ben pulcrament.

Rucs i savis, bells i lletjos,
la corranda encetarem.

De Sinera a la Bisbal,
de Verges a Sant Climent.

Lectors, crítics i poetes,
a la dansa ens trobarem.

PERE CASAS SERRA (03-2013)


***



HABLANDO CON SALVADOR ESPRIU
EN EL CEMENTERIO DE SINERA


Camino del cementerio
de Sinera, caballos
arrastran los ejes
del carro de la muerte.

No es dura la subida,
pero los pies no querrían
tomar la cuesta de los cipreses
que se alzan al final.

El pueblo queda atrás,
y el mar, vastísimo, se abre
a los ojos, azul que se prolonga
donde comienza el cielo.

Tras la verja de hierro,
pulcra, se muestra a ti
la ciudad de los muertos,
y en la puerta de un nincho
te saluda Espriu.


"No quiero
nada más, salvo la sombra
viajera de una nube.
El lento recuerdo de los días
que pasaron por siempre.”


¿Cómo haré para enganchar los trozos
desmenuzados, dispersos por la sala?
Esta mañana, se me ha roto la vida.
Corría tan aprisa, que no he visto
el jabón en el suelo, he resbalado, y ¡ay!,
me cayó de las manos. Así pasó.
No sé que hacer. Observo los trocitos,
desesperado. Querría reunirlos.
¡Son tantos! Y me veo pequeño en cada uno.


“Sigue
en mis dedos la rosa
que cogí. Y en los labios,
viento, fuego, palabras
convertidas ceniza.”


Cuando siento que pasaron los días
en que corría el agua a borbotones
por mi vida, y que a veces, me cuesta
recordar las veces que fui feliz,
pienso, que ahora mismo,
hay jóvenes que hacen el amor.

Cuando llegue la muerte,
que todo lo despide y descabeza,
no conservaré mundo, nombre o cuerpo
sino sólo palabras.
Procuro que, por eso, sean de amor.


“Las arañas hilaban
palacios de rey,
estancias que aprisionan
pasos de invierno.”


Como en el cine en que uno
se sienta en la butaca y ve
pasar frente a sí historias
e incidencias, ésto y aquello,
lloros y carcajadas,
así habita el poeta
un mundo imaginario.

No creas lo que dice,
mas déjate llevar
por el vuelo de las palabras
que, no por falso, es menos
real que el otro:
vive un momento el sueño
de la felicidad.


"La voz de la dama
muy lejos. Escucho
la canción de mármol."


Viven los signos,
nada más dura,
sólo palabras
quedan al sol.

Árbol, jardín,
madre, querido,
ya no son míos,
de todos voz.

Miro una estrella,
busco la paz,
beso la rosa,
voy al amor.

Signos que nacen,
signos que crecen,
signos que vencen,
palabras son.


“¡Cómo preciso
contarte el miedo
que da la lluvia en los cristales!
Hoy cae noche oscura
sobre mi casa."


No temas la tormenta.
Por más altas y fuertes
que resulten las olas
nunca serán tan altas
como el encono entre vecinos
en una guerra.

La envidia y el rencor
son temibles, por eso
no pregones tus logros,
sé prudente y abstente
de levantar admiración
entre los torpes.

No hay ni malos ni buenos
cuando la sangre empieza
a correr por las calles.
Cierra la puerta y vete.
Mejor abandonar la casa
que ser cómplice.


“No lucho más. Te dejo
el sepulcro vastísimo
que fue la tierra de los padres,
sueño, sentido. Muero
porque no sé cómo vivir.”


Cual serpiente que pierde piel a trozos,
he perdido la vida,
y al tener la paciencia de guardarlos,
desde un álbum me miran.
Son sonrisas antiguas de personas
que amaba y me querían,
y que, si estoy cansado y harto y triste,
me traen la alegría.


“Cuando te pares
donde mi nombre te llama
desea que duerma
soñando mar en calma,
claridad de Sinera.”


Altos, bajos, ricos, pobres,
de la mano nos iremos.

En hileras bien formadas,
barajados estaremos.

Burros, sabios, guapos, feos,
el compás comenzaremos.

De Sinera a la Bisbal,
y de Verges nos vendremos.

Poetas, lectores y críticos,
danzando nos juntaremos.

PEDRO CASAS SERRA (03-2013)

sábado, 13 de abril de 2013

"A missa dos inocentes" de Mario Quintana


Se não fora abusar da paciência divina
Eu mandaria rezar missa pelos meus poemas que não conseguiram ir além da terceira ou quarta linha,
Vítimas dessa mortalidade infantil que, por ignorância dos pais,
Dizima as mais inocentes criaturinhas, as pobres...
Que tinham tanto azul nos olhos,
Tanto que dar ao mundo!
Eu mandaria rezar o réquiem mais profundo
Não só pelos meus
Mas por todos os poemas inválidos que se arrastam pelo mundo
E cuja comovedora beleza ultrapassa a dos outros
Porque está, antes e depois de tudo,
No seu inatingível anseio de beleza!

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)


La misa de los inocentes

Si no fuera abusar de la paciencia divina
Yo mandaría rezar misa por mis poemas que no consiguieron pasar de la tercera o cuarta línea,
Víctimas de esa mortalidad infantil que, por ignorancia de los padres,
Diezma las más inocentes criaturitas, pobres...
Que tenían tanto azul en los ojos,
¡Tanto que dar al mundo!
Yo mandaría rezar el réquiem más profundo
No sólo por los míos
Sino por todos los poemas inválidos que se arrastran por el mundo
Y cuya comovedora belleza sobrepasa la de los otros
Porque está, antes y después de todo,
¡En su intangible anhelo de belleza!

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)
(Versión de Pedro Casas Serra)

viernes, 12 de abril de 2013

"Os ceguinhos" de Mario Quintana


Um dia, um ceguinho de nascença...
- pois bem, para ser mais explícito e para conservar por mais algum tempo a sua passageria imagem neste mundo -
um dia
numa daquelas nossas conversas de bar,
o sanfonista Artur Elsner me confessou:
"Bem sei que, para vôces, eu, teoricamente, estou nas trevas."
Teoricamente?! - pensei, num comovido espanto.
Tal vez no mesmo silencioso espanto com que os anjos escutam
as palavras que digo
dentro da minha treva iluminada.

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)


Los cieguecitos

Un día, un cieguecito de nacimiento...
- bueno, para ser más explícito y para conservar por más tiempo su pasajera imagen de este mundo -
un día
en una de aquellas conversaciones nuestras de bar,
el pianista Artur Elsner me confesó:
"Bien sé que, para ustedes, yo, teóricamente, estoy en las tinieblas."
¿¡Teóricamente?! - pensé, con conmovido asombro.
Tal vez con el mismo silencioso espanto con que los ángeles escuchan
las palabras que digo
dentro de mi tiniebla iluminada.

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)
(versión de Pedro Casas Serra)

jueves, 11 de abril de 2013

"O último crime da mala" de Mario Quintana


Na mala que nem o Anjo da Guarda,
nem o Delegado do Distrito,
nem eu mesmo consigo encontrar,
está a minha imagem única, fechada a chave
- e a chave caída no fundo do mar!
Não adianta chamar escafandros,
nem homens-rãs,
nem a sereia mais querida,
nem os atenciosos hipocampos, de que adianta?!
Não existem vestígios de mim...

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)


El último crimen de la maleta

En la maleta que ni el Ángel de la Guarda,
ni el Delegado del Distrito,
ni yo mismo consigo encontrar,
está mi imagen única, cerrada bajo llave
- ¡y la llave echada al fondo del mar!
No sirve de nada llamar a escafandristas,
ni a hombres rana,
ni a la sirena más querida,
ni a los amables hipocampos, ¡¿para qué?!
No quedan vestigios de mí...

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)
(Versión de Pedro Casas Serra)

martes, 9 de abril de 2013

"Invitation au voyage" de Mario Quintana


Se cada um de vós, ó vós outros da televisão
- vós que viajais inertes
como defuntos num caixão -
se cada um de vós abrisse um livro de poemas...
faria uma verdadeira viagem...
Num livro de poemas se descobre de tudo, de tudo mesmo!
- Inclusive o amor e outras novidades.

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)


Invitation au voyage

Si cada uno de vosotros, oh vosotros los de la televisión
- vosotros que viajáis inertes
como difuntos en un féretro -
si cada uno de vosotros abriese un libro de poemas...
haría un verdadero viaje...
En un libro de poemas se descubre de todo, ¡absolutamente de todo!
- Incluso el amor y otras novedades.

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)
(Versión de Pedro Casas Serra)

lunes, 8 de abril de 2013

Parlant amb en Salvador Espriu VII


"Quan et deturis
on el meu nom et crida,
vulgues que dormi
somniant mars en calma,
la claror de Sinera."

SALVADOR ESPRIU ("Cementiri de Sinera, XXX, 1946)


PARLANT AMB EN SALVADOR ESPRIU VII

Alts i baixos, rics i pobres,
de la mà ens agafarem.

En rengleres ben formades,
barrejats ben pulcrament.

Rucs i savis, bells i lletjos,
la corranda encetarem.

De Sinera a la Bisbal,
de Verges a Sant Climent.

Lectors, crítics i poetes,
a la dansa ens trobarem.

PERE CASAS SERRA (02-03-2013)


***

"Cuando te pares
donde mi nombre te llama,
desea que duerma
soñando mar en calma,
claridad de Sinera."

SALVADOR ESPRIU ("Cementiri de Sinera, XXX, 1946)
(Versión de Pedro Casas Serra)


HABLANDO CON SALVADOR ESPRIU VII

Altos, bajos, ricos, pobres,
de la mano nos iremos.

En hileras bien formadas,
barajados estaremos.

Burros, sabios, guapos, feos,
el compás comenzaremos.

De Sinera a la Bisbal,
y de Verges nos vendremos.

Poetas, lectores y críticos,
danzando nos juntaremos.

PEDRO CASAS SERRA (02-03-2013)

domingo, 7 de abril de 2013

"Parece um sonho..." de Mario Quintana


"Parece um sonho que ela tenha morrido!"
diziam todos::: Sua viva imagem
tinha carne!... E ouvia-se, na aragem,
passar o frêmito do seu vestido...

E era como se ela houvesse partido
e logo fosse regressar da viagem...
- até que em nosso coração dorido
a Dor cravava o seu punhal selvagem!

Mas tua imagem, nosso amor, é agora
menos dos olhos, mais do coração.
Nossa saudade te sorri: não chora...

ais perto estás de Deus, como um anjo querido.
E ao relembrar-te a gente diz, então:
"Parece um sonho que ela tenha vivido!"

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)


Parece un sueño

"¡Parece un sueño que ella haya muerto!"
decían todos... ¡Su vívida imagen
tenía carne!... Y se oía, en la brisa,
acercarse el frufrú de su vestido...

Y era como si ella hubiese partido
y luego fuese a regresar del viaje...
- ¡hasta que en nuestro corazón dolido
Dolor clavaba su puñal salvaje!

Pero tu imagen, nuestro amor, ahora
es menos de ojos, más de corazón.
Nuestra nostalgia te sonríe: no llora...

Más cerca estás de Dios, como un ángel querido.
Y al recordarte, dice la gente entonces:
"¡Parece un sueño que ella haya vivido!"

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)
(versión de Pedro Casas Serra

sábado, 6 de abril de 2013

"Querias que eu falasse de "poesia" de Mario Quintana


Querias que eu falasse de "poesia" um pouco
mais... e desprezasse o quotidiano atroz...
querias... era ouvir o som da minha voz
e não um eco - apenas - deste mundo louco!

Mas que te dar, pobre criança, em troco
de tudo que esperavas, ai de nós:
é que eu sou oco... oco... oco...
como o Homem de Lata do "Mágico de Oz"!

Tu o lembras, bem sei... ah! o seu horror
imenso às lágrimas... Porque decerto se enferrujaria...
E tu... Como um lírio do pântano tu me queias,
como uma chuva de ouro a te cobrir devagarinho,
um pássaro de luz... Mas, haverá maior poesia
do que este meu desesperar-me eterno do poesia?!

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)


Querías que yo hablase de "poesía"

Querías que yo hablase de "poesía" un poco
más... y despreciase el cotidiano atroz...
querías... oír el sonido de mi voz
¡y no un eco - tan sólo - de este mundo loco!

Pero qué darte, pobre niño, en trueque
de aquello que esperabas, ay de mí:
si yo estoy hueco... hueco... hueco...
¡como el Hombre de Lata del "Mago de Oz"!

Tú te acuerdas, lo sé... ¡ah! de su horror
inmenso a las lágrimas... Porque seguro se enmohecería...
Y tú... Como un lírio del pantano me querías,
como una lluvia de oro que te cubriera despacito,
un pájaro de luz... Pero, ¡¿habrá mayor poesía
que este esterno desesperarme mío de poesía?!

Mario Quintana
(versión de Pedro Casas Serra)

viernes, 5 de abril de 2013

"Noturno da viação férrea" de Mario Quintana


Ora, os fantasmas são viajantes noturnos.
Se aboletam nos carros vazios e ficam
(por que será que os fantasmas não fumam?)
a olhar o mundo que desliza...
Mas sucede que as máquinas estavam manobrando apenas.
E depois veio a luz crescente, a luz cruel,
situando e ambientando as coisas.
E quando surgem, cabalísticos, os primeiros letreiros:
Hotel Savóia, Ao Pente de Ouro, Saúde da Mulher,
os fantasmas, puídos de claridades,
soltam um suspiro e se desvanecem.

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)


Nocturno de la vía férrea

Ahora, los fantasmas son viajeros nocturnos.
Se acomodan en los coches vacíos y se ponen
(¿por qué será que los fantasmas no fuman?)
a mirar el mundo que se desliza...
Pero sucede que las máquinas estaban maniobrando sólo.
Y después vino la luz creciente, la luz cruel,
situando y ambientando las cosas.
Y cuando surgen, cabalísticos, los primeros letreros:
Hotel Saboya, Al Peine de Oro, Salud de la Mujer,
los fantasmas, raídos de claridades,
dejan ir un suspiro y se desvanecen.

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)
(versión de Pedro Casas Serra)

miércoles, 3 de abril de 2013

"Deixa-me seguir para o Mar" de Mario Quintana


Tenta esquecer-me. Ser lembrado é como
evocar-se um fantasma... Deixa-me ser
o que sou, o que sempre fui, um rio que vai fluindo...

Em vão, em minhas margens cantarão as horas,
me recamarei de estrelas como um manto real,
me bordarei de nuvens e de asas,
às vezes virão em mim as crianças banhar-se...

Um espelho não guarda as coisas refletidas!
E o meu destino é seguir... é seguir para o Mar,
as imagens perdendo no caminho...
Deixa-me fluir, passar, cantar...

toda a tristeza dos rios
é não poderem parar!

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)


Déjame seguir hacia el Mar

Intenta olvidarme. Recordarme es como
evocar un fantasma... Déjame ser
lo que soy, lo que siempre fui, un río que va fluyendo...

En vano, en mis márgenes cantarán las horas,
me recamaré de estrellas como un manto real,
me bordaré de nubes y de alas,
a veces vendrán los niños a bañarse en mí...

¡Un espejo no guarda las cosas reflejadas!
Y mi destino es seguir... es seguir hacia el Mar,
perdiendo las imágenes en el camino...
Déjame fluir, pasar, cantar...

¡toda la tristeza de los ríos
es no poderse parar!

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)
(versión de Pedro Casas Serra)

martes, 2 de abril de 2013

La rueda

Cinco, cuatro, tres...
Hoy te contaremos
el mundo al revés.

Decía un perrito:
Cua, cua, cua, cua, cua...
Y el patito respondía:
Guau, guau, guau, guau, guau...

Del cielo caen flores,
y por la noche ríen
los ruiseñores.

Corre, corre, borriquito,
baja la cuesta que lleva
a la casa de Pedrito.

Las nubes de caramelo,
las casas de chocolate...
y los pasteles, al vuelo.

Abre la mano
que pasa un tren.
Si la cierras,
se estrellará.

Cuando estoy cansado,
bailo,
y así, si duermo,
me distraigo.

Siete por siete, veintisiete.
Menos uno, diez.
Y llevo tres.

Los domingos a la escuela,
y el resto de la semana
a jugar con tía Manuela.

¿Quién está a tu espalda?
Si conoces su nombre,
no te pillará.

Pedro Casas serra (02-04-2013)

lunes, 1 de abril de 2013

"Os arroios" de Mario Quintana


Os arroios são rios guris...
Vão pulando e cantando dentre as pedras.
Fazem borbulhas d'água no caminho: bonito!
Dão vau aos burricos,
às belas morenas,
curiosos das penas das belas morenas.
E às vezes vão tão devagar
que conhecem o cheiro e a cor das flores
que se debruçam sobre eles nos matos que atravessam
e onde parece quererem sestear.
Às vezes uma asa branca roça-os, súbita emoção
como a nossa se recebêssemos o miraculoso encontrão
de um Anjo...
Mas nem nós nem os rios sabemos nada disso.
Os rios tresandam óleo e alcatrão
e refletem, em vez de estrelas,
os letreiros das firmas que transportam utilidades.
Que pena me dão os arroios,
os inocentes arroios...

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)


Los arroyos

Los arroyos son ríos niños...
Van saltando y cantando por entre las piedras.
Hacen burbujas de agua en el camino: ¡bonito!
Dan vado a los borricos,
a la bellas morenas,
curiosos de las penas de las bellas morenas.
Y a veces van tan despacio
que conocen el olor y el color de las flores
que se inclinan sobre ellos en los montes que atraviesan
y donde parece quieran sestear.
A veces una ala blanca los roza, súbita emoción
como la nuestra si recibiéramos el milagroso encontronazo
de un Ángel...
Pero ni nosotros ni los ríos sabemos nada de eso.
Los ríos apestan a aceite y a alquitrán
y reflejan, en vez de estrellas,
los letreros de las empresas que transportan mercancías.
Qué pena me dan los arroyos,
los inocentes arroyos...

Mario Quintana (Baú de Espantos, 1986)
(versión de Pedro Casas Serra)